El logo de Volkswagen en una imagen de archivo.

El logo de Volkswagen en una imagen de archivo.

Empresas

Volkswagen pagará 53,9 millones a los afectados por la manipulación de emisiones en Australia

La filial australiana de Volkswagen compensará con unos 535 o 538 euros a cada uno de los alrededor de 100.000 clientes afectados.

Noticias relacionadas

El fabricante Volkswagen (VW) ha acordado pagar al menos 53,9 millones de euros a los afectados por la manipulación de emisiones de gases en sus vehículos diésel en Australia, informaron este lunes fuentes legales.

La filial australiana de Volkswagen compensará con unos 535 o 538 euros a cada uno de los alrededor de 100.000 clientes afectados por la manipulación de emisiones, según un comunicado del bufete de abogados Maurice Blackburn, que presentó una demanda colectiva en 2015 junto al bufete Bannister.

El pago total puede ascender hasta un máximo de 78,7 millones de euros en función del número final de afectados.

Volkswagen llega a este acuerdo para evitar continuar con el juicio, que debía reanudarse este mes tras una primera etapa el año pasado, y con él se compromete a sufragar los gatos procesales a los demandantes, aunque no reconoce su responsabilidad legal.

La demanda de Maurice Blackburn y Bannister argumentaba que el programa informático instalado por la empresa en los motores viola las leyes australianas, mientras que VW rechazaba las acusaciones al asegurar que sus coches cumplen con los estándares de emisiones en Australia.

El acuerdo confidencial, que debe ser aprobado por el tribunal federal australiano, afecta a varios modelos de Volkswagen, así como a los Audi y Skoda EA189 de 1,6 y 2,0 litros vendidos en Australia entre 2008 y 2015.

"Se trata de un importante paso para brindar una medida de justicia e indemnización a miles de conductores australianos que reclaman que han sido impactados por el problema de las emisiones de diésel", dijo en un comunicado el abogado principal de Maurice Blackburn, Julian Schimmel.

En septiembre de 2015 se supo que VW había trucado durante años los motores para ocultar que sus emisiones de óxido de nitrógeno, un producto cancerígeno, eran muy superiores a lo permitido por la legislación estadounidense.

Al año siguiente el fabricante se comprometió a pagar más de 30.662 millones de euros en multas e indemnizaciones en Estados Unidos y la justicia canadiense aprobó en 2017 un acuerdo por el que VW pagaría indemnizaciones por unos 1.422 millones de euros.