José María Marín Quemada, presidente de la CNMC.

José María Marín Quemada, presidente de la CNMC. Pablo Cobos

Empresas TELEVISIÓN

Bruselas avala el 'multazo' de 100 millones de Competencia al duopolio de Mediaset y Atresmedia

Los dos grupos han pedido una vista oral final para retrasar el procedimiento que tiene fecha límite a comienzos de diciembre.

Noticias relacionadas

La Comisión Europea ha avalado el macroexpediente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) al duopolio televisivo. Según ha podido confirmar EL ESPAÑOL, el regulador presidido por José María Marín Quemada recibió en agosto la respuesta de Bruselas a la propuesta de sanción a Mediaset y Atresmedia, sin poner trabas, respaldando a la CNMC y dando vía libre a su ejecución.

Durante el último lustro estas dos cadenas han aglutinado el 85% de la publicidad en televisión y el 95% de la publicidad de las televisiones en abierto. Una anomalía ante la que la CNMC abrió un expediente en febrero del año pasado. Competencia investigó la existencia de una pauta única para obligar a los anunciantes a invertir en terceras cadenas, exigencia de cuotas publicitarias y penalizaciones si no se cumplían determinados baremos a las agencias de medios.

Con la obtención del plácet de Bruselas se quema una de las últimas etapas administrativas para ejecutar el expediente y poner en marcha una sanción que se estima en 50 millones de euros para cada uno de los operadores. De hecho, la CNMC ya ha pedido a los dos grupos de televisión la declaración oficial de sus ingresos de explotación del año 2018, la base del cálculo de la multa que, en principio, afectará al 5% de su facturación total.

El expediente no optará a la multa máxima correspondiente al 10% de sus ingresos porque no se tramitará como falta muy grave, es decir que no se considerará que los dos grupos estén incurriendo en el cártel publicitario, pero sí que han perjudicado la entrada de terceros al mercado publicitario con sus prácticas anticompetitivas.

Solicitud de vista oral

En 2018, Mediaset facturó 981,6 millones de euros, mientras que Atresmedia -excluyendo Onda Cero- ingresó 969 millones de euros. Si aplicamos el 5% tenemos que la multa al editor de Telecinco rondaría los 49 millones y la del dueño de Antena 3 los 48,5 millones.

No obstante, falta aún definir el último trámite. Mediaset y Atresmedia recurrieron a finales de julio a una última opción para dilatar el proceso. Los dos grupos pidieron una vista oral con la que quieren explicar su postura e intentar dar una versión final de los hechos, aunque éstos ya están investigados y están redactados en el pliego definitivo del caso.

Las fuentes consultadas por este diario indican que el duopolio televisivo solo buscaba ganar tiempo de cara a un posible fin del mandato de José María Marín Quemada. La lógica indicaba que Marín Quemada tendría que haber terminado su mandato la semana pasada, pero la falta de un Gobierno formal impide que se le nombre un sustituto.

22 meses de fecha límite

Mediaset y Atresmedia pidieron la vista oral antes de la fallida sesión de investidura de Pedro Sánchez de finales de julio, cuando confiaban en un Gobierno de coalición con Podemos que dejase de estar en funciones durante el verano y que abordase el recambio de Marín Quemada a comienzos de este curso.

Pero nada de ello aconteció, aunque la petición de la vista oral condiciona nuevamente los plazos. Ahora la CNMC debe decidir si acepta o rechaza este recurso, una decisión que todavía no se ha tomado y que se ha retrasado por la paralización del organismo durante agosto. Si no se acepta, el anuncio formal de la resolución del expediente se adelantaría, probablemente a septiembre o al mes de octubre.

De lo contrario, con la vista oral la resolución pasaría a noviembre. En cualquier caso, ya hay fecha límite para la resolución definitiva: la primera semana de diciembre. 22 meses después de iniciada la investigación y cuatro meses más que el plazo original de 18 meses. Un retraso que se explica por la paralización del expediente durante la solicitud de terminación convencional que finalmente la CNMC rechazó a Mediaset y Atresmedia.