Kutxabank ya no tiene peso en la gestión de Euskaltel después de varias décadas sosteniendo el capital y el equipo directivo. El cambio de poderes se produjo el pasado mes de marzo cuando la entidad financiera redujo su peso en el capital de la compañía y el fondo británico Zegona tomó el testigo como principal accionista.

Noticias relacionadas

Pero no ha sido hasta este lunes que el banco ha comunicado los detalles de esta operación. En los estados financieros remitidos a la CNMV, Kutxabank confirma que definitivamente ha dejado de tener “influencia significativa” en la teleco vasca.

El banco confirma que durante el mes de marzo de 2019, se procedió a la venta en varias fases del 0,23% de la participación en Euskaltel, por lo que el porcentaje de participación pasó del 20,11% al 19,88%. Un cambio que aceleró la consolidación del fondo británico Zegona que en abril comunicó a la CNMV que controlaba ya el 20,945% del capital de la teleco vasca, casi cuatro puntos más que su última notificación conocida semanas antes.

Un cambio de poderes en el consejo que aceleró la llegada de un nuevo equipo directivo. El 7 de mayo José Miguel García (ex CEO de Jazztel) era nombrado miembro del consejo de administración en representación de Zegona y un mes después era designado como nuevo consejero delegado en sustitución de Francisco Arteche, respaldado hasta el momento por Kutxabank. Se mantuvo como presidente Alberto García-Erauzkin, aunque sin ninguna función ejecutiva.

Plusvalías de 90,4 millones

Semanas después de este terremoto, Kutxabank hace el traspaso formal de poderes indicando en sus cuentas semestrales remitidas a la CNMV que “como consecuencia de la venta y de cambios organizativos y de gestión y administración en dicha sociedad, el grupo considera que ha dejado de tener influencia significativa en la misma”.

Que una empresa tenga de tener “influencia significativa” en otra tiene una serie de implicaciones contables, pero además es la confirmación de que renuncia a estar involucrada en la gestión y a participar en la toma de decisiones y el nombramientos de los equipos directivos.

De esta manera, en sus cuentas, Kutxabank dice que “Euskaltel, S.A. ha dejado de considerarse asociada del Grupo Kutxabank y, consecuentemente, la inversión en dicha sociedad ha sido dada de baja del epígrafe “Inversiones en negocios conjuntos y asociadas – Asociadas” del balance consolidado en el que se encontraba registrada, al tiempo que la participación actual se registra a su valor razonable en el epígrafe “Activos financieros a valor razonable con cambios en otro resultado global”.

Kutxabank pone cifras a la operación de venta de acciones de Euskaltel. En total, una plusvalía de 90.482.000 euros para el grupo que resultó de la diferencia entre la compra de las acciones y la venta producida escalonadamente en marzo.

Por otro lado, en estas mismas cuentas Kutxabank reconoce que tiene hipotecas indexadas al Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios (IRPH) por un importe de 727 millones de euros. El banco vasco ha subrayado que en caso de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) emita una resolución desfavorable, será "difícil" anticipar la cuantificación de su impacto, si bien ha admitido que podría ser "material" si se dan determinados factores.