La Fiscalía Anticorrupción ha asegurado que la iniciativa de que Bankia saliera a Bolsa en julio de 2011 fue "única y exclusiva" de su entonces presidente, Rodrigo Rato, apoyando así la versión del Banco de España.

Noticias relacionadas

La fiscal Carmen Launa ha continuado este martes argumentado la ampliación de su acusación en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia tras los testimonios de acusados, testigos y peritos a lo largo del procedimiento, que habrían probado incluso que Rato y el consejo de administración habían anunciado la operación e iniciado todo el procedimiento incluso antes de solicitar la autorización correspondiente al Banco de España.

"Toda la iniciativa de salida a Bolsa, las decisiones relativas a su desarrollo, la información ofrecida por hecho relevante, la publicidad, el folleto o la fijación del precio, fueron única y exclusivamente atribuibles a los miembros del consejo, principalmente a Rato y a José Luis Olivas (exvicepresidente de Bankia)", ha subrayado el Ministerio Público ante la sección cuarta de la Sala de lo Penal.

De este modo, Launa ha explicado que Rato y Olivas, que coordinaron la operación junto al exdirector financiero Ildefonso Sánchez Barcoj y la participación del exconsejero de Bankia y auditor externo de Deloitte José Manuel Fernández Norniella, eran los "únicos conocedores de todos los extremos de la operación".

"Todas estas personas eran conocedores sin ningún género de dudas y esto ha quedado acreditado en las sesiones del plenario", ha aseverado Anticorrupción, añadiendo que, además, tenían el "perfecto conocimiento" de que lo que se sacaba al mercado tenía "deterioros relevantes y no se correspondía con la realidad. "Esto está perfectamente acreditado y atribuido a las personas acusadas", ha precisado.

Ampliación de acusación

El pasado mes de julio la Fiscalía Anticorrupción amplió su acusación en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia al considerar que, además del delito de estafa, hubo delito de falsedad contable, por lo que la pena para el expresidente Rodrigo Rato ascendió a ocho años y medio.

El Ministerio Público entiende que la práctica totalidad de los hechos en su escrito de conclusiones iniciales ha quedado acreditada y, por esto, se vio "obligado" a introducir nuevos matices.

La Fiscalía acusa a 14 personas por dos delitos: uno de estafa a inversores por falsedad en las cuentas anuales consolidadas de BFA de 2010 (las de la fusión de las siete cajas) y en las de 31 de marzo individuales y consolidadas de Bankia y BFA (las de la salida a Bolsa), y otro de falsedad contable en las cuentas anuales de Bankia y BFA de 2011 (las que fueron reformuladas).

En un principio, solo acusaba por el primer delito de estafa al expresidente de Bankia Rodrigo Rato, al exvicepresidente José Luis Olivas, al exconsejero de Bankia José Manuel Fernandez Norniella, y al exconsejero delegado Francisco Verdú Pons.

En sus conclusiones finales, excluyó de este delito a Verdú Pons y mantuvo a los otros tres. En el caso de Rato y Norniella, añadió además el segundo delito de falsedad contable en las cuentas anuales de 2011, las que dieron lugar a la reformulación.

De esta manera, solicitó para Rato ocho años y medio de prisión, frente a los cinco años que pedía por estafa a inversores: pide cinco años y medio por estafa y tres años por falsedad contable en las cuentas anuales de Bankia y BFA de 2011.

Asimismo, endureció la pena para Olivas por estafa de cuatro a cinco años de prisión, así como la de Norniella de tres a cuatro años. Para Norniella pide también una pena de dos años por falsedad contable, lo que suma un total de seis años.

Por ser "cooperadores necesarios" del delito de estafa a inversores decidió pedir también dos años de cárcel para el socio auditor de Deloitte, Francisco Celma, y dos años y medio para el exdirector general financiero y de riesgos de Caja Madrid y de Bankia Ildefonso Sánchez Barcoj.

A estas cinco personas les atribuye un delito de estafa a inversores, a los tres primeros como autores y a los dos últimos como cooperadores necesarios, por falsedad en las cuentas anuales consolidadas de BFA de 2010 y en las de 31 de marzo individuales y consolidadas de Bankia y BFA.