Los buenos alimentos son una de las características que definen a la gastronomía española. Carnes, quesos o pescados y mariscos son solo algunos de los manjares que se pueden disfrutar y que tienen origen en España. Pero no sólo los sólidos tienen un lugar destacado, puesto que también las bebidas producidas en el territorio nacional son de gran calidad.

Noticias relacionadas

Una de ellas es el vino, que con su gran variedad de denominaciones de origen y bodegas, ofrece una amplia gama para los amantes de este producto. Pero no sólo los españoles disfrutan de la cosecha nacional, sino que las exportaciones al extranjero son una parte importante del negocio vinícola.

Entre todos los destinos del vino español, destaca Japón. El país nipón ha incrementado su demanda de este producto durante el primer semestre de 2019 en un 180% respecto al mismo periodo de 2018 en envases de 2 a 10 litros, según los datos del Observatorio Español del Mercado del Vino. Un aumento llamativo con apenas un año de diferencia entre estos resultados. ¿Por qué los japoneses compran tanto vino español?

Éxito de la gastronomía española

El primer factor que favorece el incremento en los pedidos de vino español es el éxito que está teniendo la gastronomía nacional en el país asiático. De acuerdo con ICEX, la entidad pública encargada de promover la internacionalización de las empresas españolas, los restaurantes que ofrecen comida típica de España abundan en Japón, gozando de gran éxito.

Una de las explicaciones para este fenómeno es la similitud que encuentran algunos cocineros japoneses entre las tapas españolas y algunos platos típicos del país nipón, lo que facilita la inclusión de la comida española. Pero no solo de la comida, puesto que los japoneses acompañan los platos de comida de España con sus vinos. Esta es una de las razones del gran aumento de las exportaciones de vino español al territorio japonés.

El otro motivo principal viene dado directamente por las características de este producto, según informa ICEX. La relación calidad-precio que presentan los vinos españoles es uno de sus valores más fuertes, y una de las características que más aprecian los consumidores japoneses. La oportunidad de beber un buen vino sin tener que pagar un elevado importe por él les resulta muy llamativa.

Filosofía sobre el precio

Esto también obedece a una mentalidad diferente a la que poseen, por lo general, los españoles. En muchas ocasiones, se relaciona un bajo precio con un producto de menor calidad y se tiende a adquirir aquellos que tienen un importe medio, buscando una buena relación calidad-precio.

Sin embargo, para los japoneses, que un producto se venda a un precio reducido no se entiende como un problema. Más bien al revés, puesto que es apreciado como una cualidad. Se ven atraídos por el bajo coste del vino español, que además posee de una elevada calidad, lo que termina de cautivarles.

Además de que su menor precio les hace asequibles para un mayor rango de posibles clientes, esta característica también les hace estar presentes no solo en establecimientos especializados, sino también en supermercados, donde pueden ser comprados por el consumidor medio. Así lo explica Kunio Bansho, el redactor jefe de la revista japonesa especializada en vinos Wands, en declaraciones a ICEX.

Tratado UE-Japón

Uno de los hechos que han facilitado el aumento de las exportaciones de vino español a Japón ha sido el Acuerdo de Asociación Económica entre el país nipón y la Unión Europea, aprobado en el pasado mes de diciembre y en vigor desde el 1 de febrero.

Con este pacto, se eliminan las barreras comerciales que dificultaban las transacciones entre el país asiático y la UE, por lo que se favorece la exportación de productos europeos al territorio nipón, que ya alcanzaban cifras elevadas pese a las limitaciones existentes.

Según los datos de la Unión Europea, las exportaciones a Japón superaban los 58.000 millones de euros anuales en bienes, y los 28.000 millones de euros anuales en servicios. Uno de los productos que se ha beneficiado de este acuerdo ha sido el vino español que, desde la firma del tratado, ha incrementado enormemente el volumen exportado.