Lisandro Menu, director general de desarrollo internacional de Globalia.

Lisandro Menu, director general de desarrollo internacional de Globalia.

Empresas

Globalia fija sus nuevos pilares: apertura de mercados, nuevos negocios y renovación de flota

Lisandro Menu, director general de desarrollo internacional de la compañía, repasa las claves de la estrategia de la empresa para los próximos años.

Iguazú

Noticias relacionadas

En un contexto en el que gran parte de sus negocios tradicionales tienen que hacer frente a importantes retos, Globalia quiere seguir pisando el acelerador de su expansión. La compañía turística sustenta su estrategia en tres pilares: la expansión internacional, la entrada en nuevos negocios y la renovación de la flota de Air Europa.

Así lo explicó Lisandro Menu, director general de desarrollo internacional de Globalia, durante el acto celebrado con motivo del vuelo inaugural recién estrenado por Air Europa entre Madrid e Iguazú. "Mercados tradicionales como el Caribe están sufriendo sus problemas. Además de revertir esta situación en estos destinos, llevamos más de un año estudiando opciones para expandir nuestra cadena, tanto en Argentina como en Brasil, para equilibrar las caídas de otros mercados".

Sin embargo, no entra en los planes de la empresa abandonar estas localizaciones que están aminorando el ritmo. "No tenemos vocación de retroceder ni de salir de ninguno de nuestros mercados".

Además de la expansión geográfica, Globalia busca nuevas vías de ingresos. "Tenemos que encontrar nuevos productos y nuevos servicios que mantengan nuestra identidad. En este sentido, Wakalua es nuestra apuesta para unir Globalia con el ecosistema de start-ups. Nos permite acompañar nuestra internacionalización apalancándonos en los proyectos más disruptivos que nos llegan gracias a esta iniciativa".

Tan importante es el papel de esta iniciativa que Menu no duda en reconocer que Wakalua es "el motor de la reconversión digital de la empresa". Una tarea en la que el dirigente de la compañía turística ve al actual CEO de la empresa, Javier Hidalgo, como autor del puente entre el pasado y el futuro de la empresa. "Javier nos puede llevar a una revolución en esta dirección en base al legado construido por nuestro presidente".

Respecto a la 'gasolina' para aumentar la velocidad de la expansión internacional de Globalia, Menu tiene claro que los recursos de la empresa saldrán de la propia compañía. "El ADN de grupo es crecer orgánicamente y así vamos a seguir".

Algo que no excluye la posibilidad de conformar alianzas. "Estamos muy abiertos a encontrar socios en mercados o negocios que no operamos para crecer. Nosotros podemos aportar a estas alianzas nuestro tremendo volumen de clientes, nuestra experiencia y nuestra capacidad para unir viajeros de distintos puntos gracias a Air Europa". 

Renovación de flota para volar más alto

Y no se puede entender esa capacidad sin hablar de Air Europa. Diego García, director general para América de Air Europa, explicó los planes para la aerolínea del grupo Globalia haciendo hincapié en la renovación de flota. 

Como si de un efecto dominó se tratase, cada nueva recepción de un Boeing 787-9 para una ruta tiene su consecuencia en el resto de la red de Air Europa. Las nuevas aeronaves con más capacidad van a permitir a la compañía ganar un 12% de capacidad en aquellas rutas que sustituya a los 787-8.

Del mismo modo, esos 787-8 serán los encargados de remplazar a los Airbus A330. Pese a que ambos aviones cuentan con capacidades para transportar pasajeros similares, la mayor eficiencia de los 787-8 permiten a Air Europa operar las mismas rutas con precios más económicos sin que sus márgenes se reduzcan.

Destinos como Iguazú, Córdoba, Fortaleza, Salvador, Cartagena o San José van a verse afectados por esta renovación de flota. Unas mejoras que también tendrán su repercusión en la clase business. Los viajeros de negocios de Air Europa van a contar con una nueva clase ejecutiva con servicios más completos y un número mayor de plazas. 

De cara al futuro, en el horizonte quedan las potenciales aperturas de rutas directas entre Madrid y Santiago de Chile, que se espera para 2021, y la que una la capital española con México D.F., que aún no tiene fecha definitiva.

Un futuro en el que Brasil jugará un papel fundamental gracias al lanzamiento de vuelos domésticos. Este proyecto, que en estos momentos está a la espera de conocer el plan definido por la consultora contratada (se espera para finales de agosto), se pondrá en marcha a finales de año.

Así las cosas, Globalia mira al futuro con la intención de no aminorar el ritmo. La compañía de la familia Hidalgo afronta una etapa de cambios en la que quedarán definidos tanto las modificaciones de los negocios tradicionales, como las apuestas que permitan conseguir nuevas vías de ingresos que nutran a la nueva Globalia.