José Miguel García, actual CEO de Euskaltel, ha lanzado este jueves el primer aviso para navegantes respecto del futuro comercial de la operadora vasca. Un futuro que confirma las sospechas (y los temores) del sector y que pasan por un modelo de bajo coste que García ya explotó y que le llevó a alcanzar el éxito como consejero delegado de Jazztel.

Noticias relacionadas

Euskaltel ha lanzado este jueves su oferta más agresiva, y una de las más bajas que se recuerden en la operadora, ofreciendo 500 megas de internet en el hogar, 20 gigas en el móvil, televisión y fijo, todo por 19,90 euros.

Una oferta que revienta el mercado en plena guerra del fútbol y que allana el camino al desembarco de Virgin, la marca con la que José Miguel García quiere convertirse en el quinto operador español y llegar a todo el territorio.

Actualmente O2 y Vodafone Bit ofrecen solo móvil e internet por 50 euros, mientras que MásMóvil rebajó el miércoles sus tarifas con productos similares por debajo de los 40 euros. De hecho, la oferta de Euskaltel es solo comparable con la de Digi que ofrece internet y móvil por 28 euros.

Desembarco de Virgin en 2020

Pero, en el caso de la operadora vasca no solo ofrece el menor precio del mercado para convergentes de internet y fibra, sino que además incluye un paquete básico de televisión.

En esta nueva oferta de Euskaltel ofrece todos los productos por 19,90 por los próximos seis meses, luego el precio será de 65 euros al mes, el coste real del paquete que están promocionado.

Esta es la primera gran oferta de José Miguel García al mando de Euskaltel y vendrán más. Su modelo de negocio, como ya demostró en Jazztel, es apostar por el bajo coste como una palanca de crecimiento, dando luego servicios competitivos para fidelizar al cliente.

El objetivo de García es utilizar este tipo de ofertas para ir abriendo boca y demostrar al mercado cuán lejos puede llegar en su apuesta por la competitividad, para en una segunda etapa, probablemente durante 2020, realizar el desembarco con Virgin en toda la geografía española.

Con precios igual de competitivos y con un mercado en plena tensión. La pregunta es saber si las grandes operadoras entrarán en esta guerra de precios llevando el valor de los productos a su mínimo o si esperarán algunos meses para mover ficha.