Empresas ALIMENTACIÓN

Alemania debate un impuesto a la carne que preocupa a los productores españoles

El sector pide medidas para mejorar su competitividad y recuerda que la carne es un alimento básico que consumen las familias.

Noticias relacionadas

Alemania debate imponer un impuesto al consumo de carne. ¿Se impondrá esta tendencia en otros países? En España no hay planes para ello. Pero la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (Anice) advierte que imitar a Alemania no sería una buena solución ya que penalizaría a las familias más modestas, encareciendo su cesta de la compra con un alimento básico más caro.

Este tributo sería un "impuesto indirecto, como el IVA, que tiene más impacto en las economías modestas, que son las que más dificultad tienen para acceder a la proteína de calidad", y que apenas tendría efecto en las familias con mayor capacidad económica, explican desde la Asociación, informa Europa Press.

Al ser un impuesto enfocado en los consumidores, este no repercutiría en las mejoras de la forma de producción, que es "donde realmente hay que continuar haciendo avances", según afirman.

"En nuestra opinión, sería más eficaz apoyar a las industrias para modernizarse y ser más competitivas y sostenibles que tratar de limitar el consumo, centrándose, además, en las economías más modestas", señalan desde Anice.

Otros impuestos cárnicos

La asociación puntualiza que este tipo de medidas ya se han desarrollado con anterioridad en otros países, como el impuesto sobre la grasa desarrollado en Dinamarca en 2011, y que tuvieron que ser retiradas, ya que no aportaban apenas resultados.

Respecto a la repercusión que tendría la implantación del impuesto alemán en las exportaciones españolas, Anice afirma que "a nivel de nuestras empresas no tiene ninguna repercusión, puesto que el IVA no se tiene en cuenta, es un tema que repercutirá en el consumidor alemán".

Anice añade que tendría un impacto, "sobre todo", en la industria alemana, "que perderá puestos de trabajo, como ya ocurrió en Dinamarca, lo que fue uno de los motivos para abandonar el impuesto a la grasa".

Cae el consumo

Por otro lado, respecto al descenso en el consumo de carne en 2018, que mantiene la ligera pero continua tendencia a la baja que se viene produciendo en la demanda de este producto desde 2012, Anice afirma que estos descensos son "moderados", y que de momento no están notando "fuertes caídas".

"No obstante, España es uno de los principales productores de carne de Europa y una parte importante de su negocio es la exportación, lo que hace que sea más resiliente ante las variaciones del mercado interno", apuntan.

La Asociación destaca que el futuro del sector cárnico pasa por ofrecer a los consumidores, además de los productos habituales, "productos innovadores y con valor añadido, que respondan a sus inquietudes y necesidades".

"Esto ayudará a las empresas a mantener su actividad y también redundará en un beneficio para los consumidores, al ofrecerles productos cada vez de mejor calidad y más adaptados a lo que demandan", añaden desde la asociación.

El sector cárnico defiende "una dieta equilibrada en la que se incluyan proteínas de origen animal y vegetal en línea con las recomendaciones de las sociedades científicas".