Agosto teñido de rojo en la Bolsa española. Pese a la tregua del jueves en la que logró mantener los 8.500 puntos, el principal indicador español acumula una caída del 5% desde comienzos de agosto, lo que le ha llevado a cifras negativas en el acumulado anual y a perder todo lo ganado desde enero.

Noticias relacionadas

Con ello, el Ibex 35 es el peor indicador de Europa, ya que las Bolsas de Londres, Milán, Fráncfort y París han logrado mantenerse inmunes a la inestabilidad mundial con crecimientos acumulados de entre el 4% y el 10% desde enero. En agosto su mejora ha sido menos moderada, pero han logrado huir de los números rojos.

Es hasta el momento el peor mes de agosto desde 2015. Ese año, el selectivo perdió un 7,4% en agosto, un año después ganó un 3,7%. En 2017 el desplome fue del 2%, para el año siguiente caer un 4,8%. Agosto suele ser un mal mes para el mercado español porque está expuesto exclusivamente a los vaivenes internacionales y sin capacidad de reacción ya que todas las empresas españolas no realizan prácticamente movimientos corporativos.

No obstante, esta primera quincena de agosto ha sido particularmente negativa, ya que en cada uno de sus días se ha producido una noticia negativa en el ámbito económico, lo que ha llevado a las principales empresas del selectivo español a números rojos, perdiendo buena parte de lo ganado durante el año.

Impacto de la guerra comercial

La guerra comercial volvió a la primera línea este jueves tras la confirmación de que China tomará represalias por el anuncio de Donald Trump de elevar los aranceles en un 10%, otros 300.000 millones de dólares. Pese a que el gobierno de Estados Unidos indicó que postergará la aplicación de algunos de estos aranceles hasta el 15 de diciembre, China dio por rota la tregua comercial alcanzada en la cumbre de Osaka en junio.

Una inestabilidad que ha generado que el fantasma de la recesión económica planee sobre la economía europea y mundial. Los últimos datos de Eurostat hablan de un crecimiento de apenas un 0,2% en la eurozona y de una contracción del 0,1% en la economía alemana, la locomotora del continente. Ingredientes a los que hay que sumar la inestabilidad de Argentina, con el peso en mínimos y el probable cambio de gobierno en Italia.

Un explosivo cóctel que ha afectado de lleno a casi todos los valores del Ibex. Los sectores con mayores daños son telecomunicaciones, acerías y banca, pero solo ocho valores (Colonial, Cellnex, REE, Naturgy, Enagas, Endesa, Iberdrola y Ferrovial) se salvan de los números en rojo en el acumulado del mes de agosto.

El valor que más cae es Arcelormittal, que se deja un 21,1% este mes y un 36,9% desde enero. La industria acerera ha sido una de las más perjudicadas por la guerra comercial, lo que en el caso de Arcelor se ha sumado a la sobreproducción mundial, la descarbonización, la factura eléctrica y un exceso de importaciones que no frena la Unión Europea. En lo que va de año, la compañía ha recortado sus ingresos, ha reducido producción y ha emprendido ajustes de plantilla.

CIE, Telefónica y MásMóvil

La guerra comercial también ha sido particularmente negativa para CIE Automotive. El comercio mundial de coches es otro de los grandes afectados de la lucha entre EE.UU. y China, lo que se suma a la caída de las ventas en todo el mundo y en particular en España. Si se suben los aranceles, los coches serán más caros ya que se encarecerá la importación de componentes.

Con este negro panorama, CIE es el cuarto valor del Ibex que más pierde en agosto con un 14,2% de retroceso y un 8,2% desde enero. Esto significa que agosto se ha llevado todo lo que la compañía había ganado en Bolsa desde comienzos de año.

El segundo sector más afectado es el de las telecos. Telefónica lleva perdido un 14,1% en lo que va de mes, casi la totalidad del 18,9% que ha perdido desde enero. La operadora ha caído por debajo de los seis euros, su mínimo histórico, pese a registrar sus mejores cifras operativas en un lustro. Mejor no le han ido las cosas a MásMóvil, que se ha dejado un 20,6% en su estreno en el selectivo español y un 16,2% desde enero. La compañía debutó antes del verano y las cosas no le han ido bien, pese a ser una de las operadoras que más clientes gana del sector.

Las telecos llevan un mal año. Los inversores y analistas creen que estamos ante un sector excesivamente regulado y con demasiados impuestos, por lo que será difícil que rentabilicen las fuertes inversiones que deben realizar para el lanzamiento del 5G. Estos analistas indican también que es una industria que necesita una consolidación urgente.

Los bancos siguen sufriendo

El tercer sector más afectado es la banca. Bankia es la quinta cotizada que más pierde en Bolsa desde agosto, Bankinter la octava, Caixabank la décima y Santander la undécima. Los bancos son el sector que más pierde en Bolsa desde el comienzo de año y han acusado como nadie la creciente inestabilidad. En un contexto de tipos de interés en cero, la Reserva Federal de Estados Unidos les ha dado la puntilla anunciado que se subía a la ola de las rebajas en las tasas de interés, al igual que el Banco Central Europeo.

Bankia pierde un 11,7% en lo que va del mes de agosto y un 38,3% en un año, mientras que Bankinter pierde un 10,2% y un 24,9% respectivamente. Caixabank, en tanto, ha caído un 10,2% y un 36,5% y el Santander un 10,1% y un 12,5%. De esta manera, todo lo que se dejan en agosto representan entre un tercio y la mitad de todo lo que han perdido en el año.

Meliá, Repsol e Indra, son los otros tres valores que completan la lista de las diez empresas que más caen en agosto en el Ibex. En el caso de la hotelera, lo hace un 13,1% desde agosto y un 15,5% desde enero. Una caída que se explica por el contexto internacional y por los problemas que está teniendo en Estados Unidos, donde una serie de decisiones de la Administración Trump han impactado en su negocio en Centroamérica.

Siguiendo con la materias primas, el anuncio de Trump de imponer nuevos aranceles a China generó a comienzos de este mes una caída del 8% en el Texas y un 7% en el Brent, sus peores datos en cuatro años. Esto ha impactado particularmente en Repsol, que en lo que va de mes pierde un 13,1% y un 11,3% anual. Los combustibles son particularmente sensibles a la guerra comercial y Repsol es la española más expuesta del sector.

Cierra la lista Indra, que ha perdido un 12,2% y un 17,1%, respectivamente. La compañía tecnológica española también se ha visto impactada por la guerra comercial y por el anuncio de subir los aranceles a productos tecnológicos en todo el mundo. Otra víctima de la disputa entre Estados Unidos y China.