El beneficio de Airbus voló alto durante los primeros seis meses del año. El fabricante aeronáutico se anotó unas ganancias de 1.197 millones de euros durante el primer semestre del año, un 141% más que en el mismo periodo de 2018.

Noticias relacionadas

Los ingresos consolidados se incrementaron hasta los 30.900 millones de euros frente a los 25.000 millones de euros alcanzados en el mismo periodo de 2018. Este incremento refleja el mejor comportamiento de las entregas de aviones comerciales y un cambio de divisas favorable.

Las entregas de Airbus alcanzaron un total de 389 aviones comerciales en este semestre frete a las de 303 de la primera mitad del año anterior. Comprendieron 21 aviones A220, 294 aviones de la familia A320, 17 aviones A330, 53 aviones A350 y cuatro aviones A380.

Por su parte, la división de helicópteros entregó 143 unidades, dos más que en el mismo semestre de 2018. Los gastos de I+D ascendieron a 1.423 millones de euros durante los primeros seis meses del año, frente a los 1.403 millones registrados en el mismo periodo de 2018.

El ebit consolidado fue de 2.093 millones de euros, casi el doble de los 1.120 millones de euros que registró hace 12 meses. Esta cantidad incluye ajustes por un total neto de 436 millones de euros. 208 millones de euros correspondieron a la prolongada suspensión de las licencias de exportación de defensa a Arabia Saudí por parte del Gobierno alemán.

Del mismo modo, 136 millones de euros de este ajuste estuvieron relacionados con el coste del programa A380, de los cuales 75 millones de euros se registraron en el segundo trimestre de 2019 debido a la continua evaluación de Airbus de la recuperabilidad de los activos. A esta cantidad hay que sumar 90 millones de euros que la compañía atribuye a de otros costes.

Aumento de producción

En opinión de Guillaume Faury, CEO de Airbus, el rendimiento financiero de la primera mitad del año "refleja principalmente el aumento de la producción de los aviones de la familia A320 y la transición a la versión neo más eficiente, así como los avances en el rendimiento financiero del A350".

"Nuestro competitivo catálogo de productos, entre los que se encuentra el nuevo A321XLR, sigue registrando una gran demanda, tal y como mostró el fuerte respaldo del mercado en el salón aeronáutico de Le Bourget en junio. Nuestro foco operativo está puesto principalmente en el incremento de la producción de la familia A320neo. Lo que aún tenemos por delante en este segundo semestre en cuanto a las entregas y, en concreto, en el flujo de caja libre, sigue siendo un desafío. En Defence and Space firmamos una importante modificación del contrato del programa A400M", concluyó el máximo dirigente de la compañía.

Como base para sus previsiones con respecto a 2019, la empresa espera que la economía mundial y el tráfico aéreo crezcan de acuerdo a las previsiones, que no presuponen distorsiones importantes.

Airbus se propone entregar entre 880 y 890 aviones comerciales en 2019. La compañía tiene previsto conseguir un incremento del ebit ajustado de aproximadamente un 15% en comparación con 2018 y un flujo de caja libre antes de fusiones y adquisiciones y financiación a clientes de unos 4.000 millones de euros.