Último fin de semana de julio, inicio de vacaciones y huelga en los aeropuertos. Son tres ingredientes que pocas veces faltan en la temporada estival. El personal de Iberia en el aeropuerto de Barcelona-El Prat ha convocado una huelga para este fin de semana y, por lo tanto, Vueling cancelará, al menos, 112 vuelos en estos días. De ellos, el sábado cancelará 48 vuelos y el domingo los 64 restantes. 

Noticias relacionadas

La decisión de Vueling se produce después de que el comité de trabajadores y la dirección de la aerolínea no hayan llegado a un acuerdo durante la mediación con la Conselleria de Treball y por lo tanto no hayan desconvocado la huelga.

Sin embargo, la cifra de cancelaciones podría incrementarse en las próximas horas. Iberia da servicio a un total de 27 empresas en el aeropuerto de Barcelona, por lo que los vuelos afectados durante este fin de semana podrían multiplicarse y alcanzar el millar. 

Vueling ya ha publicado el listado de vuelos que serán cancelados, lo puedes comprobar a continuación. 

Iberia, por su parte, de momento no ha anunciado cuantas cancelaciones llevará a cabo. Lo que sí ha hecho es lanzar un aviso de que algunos de sus vuelos pueden verse afectados durante estos días y recomienda consultar el estado de los mismos antes de viajar. 

El Ministerio de Fomento, ha establecido servicios mínimos para la huelga. Se garantizan el 100% de los vuelos domésticos con los territorios no peninsulares, el 54% de los internacionales y el 32% de los peninsulares cuya alternativa de transporte sea inferior a cinco horas. 

Personal insuficiente

Esta huelga se lleva a cabo en protesta porque no tienen personal suficiente para atender al crecimiento del aeropuerto de Barcelona. 

Según fuentes sindicales, el comité ha puesto sobre la mesa de negociación la necesidad "urgente" de estabilizar la ocupación y que todos los trabajadores fijos a tiempo parcial pasen a serlo a tiempo completo. 

También piden que 400 trabajadores eventuales de un total de 1.000 pasen a ser fijos ya que, en su opinión, "solucionaría la mayoría de problemas que sufre actualmente la plantilla, como el abuso de horas extras obligatorias o la reorganización de turnos y horarios que permitiría a la plantilla trabajar con condiciones dignas", señala UGT. Y es que el aeropuerto de Barcelona superó el año pasado los 50 millones de pasajeros y lleva un ritmo de crecimiento del 55. 

Iberia ha intentado evitarlo

Iberia, por su parte, ha intentado solucionar el conflicto con los sindicatos para desconvocar la huelga. Según ha informado, ha sido quien ha tomado la iniciativa de celebrar una tercera reunión este jueves con el objetivo de llegar a un acuerdo y desconvocar la huelga.

En ella, hizo una propuesta que englobaba todos los puntos sobre los que se podía negociar a nivel local con el comité de huela, pero que este no lo aceptó.

El punto que no pudo tratar con ellos es el que hace referencia a la transformación de contratos. La aerolínea manifiesta que este asunto no puede ser negociado por el comité de huelga de Barcelona ya que está fuera de su ámbito de competencias. Y es que este tema se tiene que tratar a nivel estatal. 

Así lo recoge el acta de acuerdo suscrito el 24 de julio de 2018, dentro del proceso de mediación instado por la Dirección General de Relacions Laborals i Qualitat en el Treball, que llevó a la desconvocatoria de la huelga prevista para el verano pasado y que hacía referencia a un acuerdo suscrito a nivel estatal, firmado por los secretarios generales de las principales organizaciones sindicales.

En él se establecía que las Transformaciones de Contratos se negociarían dentro del marco del XXI Convenio Colectivo del Personal de Tierra de Iberia, convenio que lleva negociándose con todos los representantes de los trabajadores desde el mes de septiembre de 2018, que está en fase avanzada y que puede verse retrasado por esta convocatoria con el consiguiente impacto en la renovación de contratos con nuestros clientes.

Ante la negativa del sindicato, la empresa pide disculpas a todos los clientes afectados por esta huelga que se lleva a cabo además en unos días críticos, cuando se concentra la operación regreso de julio y salida de agosto, y a la que catalogan de desproporcionada.