Indra no comprará ITP. La compañía no ha podido llegar a un acuerdo con Rolls Royce tras varios meses de conversaciones, según ha explicado en un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). 

Noticias relacionadas

Las conversaciones llevaban meses encima de la mesa, y fueron comunicadas al mercado el pasado mes de junio. ITP o Industria de Turbo Propulsores es una filial de la británica que se dedica a fabricar componentes de motores aeronáuticos.

"Indra comunica que las conversaciones avanzadas que se estaban manteniendo con Rolls Royce al objeto de adquirir una participación de control en Industria de Turbopropulsores (ITP) han terminado sin acuerdo entre las partes", dice el comunicado.

Se trata de una operación con la que Indra buscaba reforzar su división de Transporte y Defensa, mejorando así su ‘mix’ de creación de valor. ¿Por qué? Pues porque lograría balancear el peso de las dos ramas de su negocio, disminuyendo la dependencia que en estos momentos tiene de Tecnologías de la Información. 

Finalmente, y como acaba de comunicar a la CNMV, las conversaciones no han llegado a buen puerto y tanto Indra como Rolls Royce se levantan de la mesa. Así que la compañía española ya ha dicho que seguirá actuando conforme a su plan estratégico. 

Rolls-Royce anunció en 2016 la compra del 100% de la empresa vasca Industria de Turbo Propulsores (ITP) tras adquirir al grupo Sener su participación del 53,1% que no poseía por 720 millones de euros