Récord para Iberdrola. La eléctrica se ha anotado un beneficio de 1.644 millones de euros, un 17% más, durante el primer semestre de año. En este periodo, la vasca ha registrado la mayor cifra de inversiones en un semestre de la historia del grupo.

Noticias relacionadas

Así, la eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán ha invertido 3.000 millones de euros hasta junio, un 23% más que en el mismo periodo del año anterior. Esta cifra, explica la compañía a la CNMV, se divide de la siguiente forma: un 48% ha sido destinado a energías renovables y un 40% a redes reguladas de transmisión y distribución.

En los últimos 18 meses, la inversión de Iberdrola ha ascendido a la cifra récord de 8.375 millones de euros.

Como consecuencia de estas inversiones, la compañía prevé que, a lo largo de 2019, entren en operación 5.250 nuevos megavatios (MW). De esta nueva capacidad, un 75% comenzará a estar operativa en el segundo semestre del año. Asimismo, la aceleración del ritmo inversor apunta a un incremento en el objetivo de desarrollar 13.000 nuevos MW durante el periodo 2018-2022. Esto significaría aumentar la potencia del grupo en más de un 40% respecto al inicio del Plan.

Gráfico del beneficio de Iberdrola hasta junio en los últimos años.

"El crecimiento de dos dígitos pone de manifiesto el éxito de nuestro modelo de negocio, basado en la apuesta por las energías limpias, los activos regulados y una acertada diversificación geográfica”, ha explicado el presidente de la compañía en la presentación de resultados.

Durante el primer semestre, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) ha crecido un 12,5% hasta los 4.990 millones de euros, algo que la eléctrica atribuye a la buena evolución de los negocios en Estados Unidos, México y Brasil y a la aportación del parque eólico marino alemán Wikinger, que compensan positivamente la menor contribución de los negocios de Redes y Renovables en España y de Comercial en Reino Unido.

Resultados por negocios

Atendiendo al desglose por negocios, Redes ha obtenido un Ebitda de 2.593,5 millones de euros, un 8,6% más, impulsado por el negocio en Brasil y Estados Unidos, que han incrementado su resultado operativo en un 36,1% y un 10,7%, respectivamente. Reino Unido también ha mejorado, con un crecimiento del 4,3%. En España, el Ebitda disminuye un 6,4%.

Gráfico de los ingresos de Iberdrola hasta junio en los últimos años.

Por su parte, el Ebitda de Generación y Clientes se ha situado en 1.182,7 millones de euros entre enero y junio, un 34,8% más que en el mismo periodo de 2018. Este crecimiento se ha debido, fundamentalmente, al incremento de la producción en España (+27,4%) y de las ventas en México. "El buen comportamiento de estos dos países compensa la caída en la contribución del negocio comercial en el Reino Unido como consecuencia de la compleja situación operativa en este país", explican desde Iberdrola.

El área de Renovables, por su parte, ha registrado un Ebitda de 1.165,2 millones de euros, un 1,6% menos, afectada por la menor producción eólica e hidroeléctrica en España debido a las condiciones meteorológicas, lo que se traduce en una disminución de su beneficio operativo en un 22,6%. Sin embargo, apunta la eléctrica, destaca la positiva evolución del negocio en Brasil (+21,5%), Reino Unido (+4%) y México, que ha aumentado su producción gracias a la entrada en operación de nueva potencia fotovoltaica. Además, resalta la aportación del parque eólico marino alemán, que impulsa la contribución de Iberdrola Energía Internacional. La capacidad renovable del grupo supera ya los 30.300 megavatios (MW).

Financiación 'verde' y mejora de perspectivas

Iberdrola ha continuado desarrollando su estrategia de financiación en el primer semestre, con 5.500 millones de euros de nuevos recursos y centrada en los formatos verdes y sostenibles, con un importe de 4.000 millones de euros en el ejercicio.

Tal y como recoge la eléctrica en sus resultados, el grupo se mantiene como líder mundial en emisión de bonos verdes a nivel empresa, lo que le ha permitido además continuar mejorando sus niveles de solvencia financiera.

En definitiva, unos resultados que permiten a la vasca mejorar sus previsiones.  “Estamos ejecutando nuestro Plan Estratégico a mayor ritmo del esperado, lo que nos permite anunciar una mejora en nuestra previsión de beneficio neto para final de año superior al 10%”, ha afirmado Ignacio Sánchez Galán.

En concreto, los resultados obtenidos en el primer semestre, la entrada en operación de nueva capacidad y los ahorros de costes permiten a Iberdrola mejorar sus perspectivas para el ejercicio. Así, la compañía prevé obtener un crecimiento del beneficio neto de 2019 en niveles “doble dígito bajo”, frente a la previsión anterior, que contemplaba un incremento del resultado high single digit.