Las cuentas de Boeing ya muestran el impacto de la crisis del 737 MAX. Los problemas con el avión, que sufrió dos accidentes mortales entre finales de 2018 y comienzos de 2019, han provocado unas pérdidas de 2.638 millones al fabricante estadounidense sólo entre marzo y junio.

Noticias relacionadas

Si durante el primer trimestre del año Boeing consiguió unos beneficios de 1.927 millones de euros, los resultados del primer semestre de la compañía se han teñido de rojo para mostrar unas pérdidas durante la primera mitad del año de 711 millones de euros.

Boeing ha cosechado unos ingresos de 34.677 millones de euros durante los primeros seis meses del año. Una cifra que supone una reducción del 19% respecto de los conseguidos durante el mismo periodo del ejercicio 2018. Del mismo modo, la compañía ha reportado un Ebitda negativo de 981 millones de euros en la primera mitad del año.

En lo que respecta a la división de aviación comercial, los ingresos del segundo trimestre fueron de 4.214 millones de euros frente a los 12.512 del mismo trimestre de 2018, un 67% menos.

Durante el pasado trimestre, Boeing entregó 90 aviones, incluidos 42 modelos de la familia 787. Una reducción del 54% en comparación a las entregas de ese mismo trimestre del ejercicio anterior.

Además, aunque la compañía aún apunta a fines de 2020 como fecha para la primera entrega de su nuevo 777X, ha confirmado en un comunicado que "existe un riesgo significativo para este programa debido a los desafíos del motor, que podrían retrasar el primer vuelo hasta principios de 2020".

Buenas noticias en otras divisiones

Boeing ha recibido buenas noticias por parte de la división de defensa, espacio y seguridad. Esta rama del negocio consiguió unos ingresos de 11.861 millones en la primera mitad del año, un incremento del 5% respecto al mismo periodo de 2018.

Los beneficios de la división se dispararon un 61% en este periodo. El fabricante ganó 1.634 millones de euros, 7% más en la división de servicios globales. En el segundo trimestre los beneficios de este negocio crecieron un 159%, hasta los 874 millones de euros.

La división de servicios del fabricante aeronáutico estadounidense vio crecer sus ingresos un 14% en la primera mitad del año, hasta los 8.218 millones de euros.