José Antonio Álvarez, CEO del Banco Santander, durante la presentación de resultados del 2019.

José Antonio Álvarez, CEO del Banco Santander, durante la presentación de resultados del 2019.

Empresas

El Santander plantea cobrar por las cuentas no operativas si el BCE sigue recortando los tipos

El BCE se reúne este jueves y los expertos creen que podría darse el primer movimiento en el tipo de interés oficial desde marzo del 2016.

Noticias relacionadas

El consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez, ha reconocido que en caso de que el Banco Central Europeo (BCE) lleve a cabo nuevos recortes en los tipos de interés --actualmente en mínimos históricos-- tendrán que cuestionarse qué hacer con las cuentas no operativas.

"Habrá que pensar cómo gestionar las cuentas sin movimientos, las operativas seguramente seguirán siendo gratuitas", ha indicado Álvarez a preguntas de analistas en el marco de la presentación de los resultados correspondientes al primer semestre del año, periodo en el que obtuvo ganancias de 3.231 millones de euros, un 14% menos respecto al mismo periodo de 2018, tras dotar 814 millones en cargos por costes de reestructuración.

El instituto emisor de la zona euro presidido por Mario Draghi se reúne este jueves en una cita que estará, más que nunca, en el punto de mira de los mercados. Los expertos creen que podría darse el primer movimiento en el tipo de interés oficial desde marzo de 2016, hasta situarlo en el -0,10%.

De esta manera, el contexto de tipos en mínimos, que afecta ya desde hace varios años al sector bancario, podría empeorar, por lo que las entidades financieras están empezando a considerar la puesta en marcha de diferentes mecanismos para reforzarse.

"Si el BCE recorta los tipos en los próximos meses, ¿tendría sentido esperar un cargo para el cliente?", ha cuestionado un analista de Goldman Sachs al consejero delegado del Santander, a lo que ha respondido que "eso ya está pasando", fundamentalmente entre los grandes clientes corporativos.

También ha dicho que se podría empezar a cobrar cargos a los clientes por tener cuentas, pero ha subrayado "no estar considerando esta posibilidad en estos momentos".

Activar el colchón anticíclico

Respecto al colchón de capital anticíclico, que el Banco de España sitúa aún en el 0%, Álvarez ha explicado que, aunque se active en la segunda mitad de 2019, no "cabría esperar impacto alguno" para este ejercicio, ya que entraría en vigor un año después de su anuncio.

"Es verdad que el Banco de España ha exigido hacer un cálculo", ha admitido, añadiendo que un 'buffer' de 25 puntos básicos en todos los países de Europa elevaría los requisitos de capital en unos 8 puntos básicos.

Por otro lado, el director financiero del Santander, José García Cantera, ha subrayado que el objetivo de la entidad es alcanzar el 11,5% de ratio de capital "lo antes posible", tal y como había anunciado en el 'Investor Day' celebrado el pasado 3 de abril en Londres.

En este sentido, ha apuntado que se podría esperar unos 20 o 30 puntos básicos más de 'vientos de cara' respecto al capital para la segunda mitad del año, aunque ha dicho que "resulta" difícil calcular qué hará el regulador.

Exposición al IRPH

Por otro lado, el consejero delegado de Banco Santander también ha reconocido que la entidad tiene hipotecas referenciadas al índice de referencia para préstamos hipotecarios (IRPH) por valor de 4.000 millones de euros, de los que la mitad proceden de Banco Popular.

Ese es el riesgo al que está expuesta la entidad si la Justicia europea declara que estas cláusulas son abusivas y deben anularse, lo que podría generar un aumento de las demandas judiciales contra los bancos españoles con impacto en aquellas entidades con mayor volumen de préstamos hipotecarios indiciados al IRPH.

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, reconoció recientemente que el supervisor de los mercados había reflexionado sobre la conveniencia de que los bancos incluyesen en sus folletos el riesgo de una sentencia desfavorable.

Aunque no llegó a tomar ninguna decisión, algunas entidades cotizadas españolas han reconocido en sus folletos continuados el riesgo que afrontaban por hipotecas ligadas a este índice, no siendo el caso de Banco Santander, que con sus 4.000 millones se sitúa en segundo lugar entre la gran banca, por detrás de CaixaBank, que tiene una exposición de 6.700 millones de euros.

De su lado, BBVA comunicó que el importe de los préstamos hipotecarios a personas físicas referenciados al IRPH y al corriente de pago es de aproximadamente 3.100 millones de euros en la actualidad, mientras que Bankia reconoció contar al cierre del primer trimestre con préstamos hipotecarios sujetos a este índice por aproximadamente 1.600 millones de euros.

Banco Sabadell, por su parte, comunicó en un encuentro con analistas una exposición inferior a 800 millones de euros, una cifra que coincide con las estimaciones de Credit Suisse, que prevé que el impacto del índice de referencia para préstamos hipotecarios (IRPH) para la gran banca española ascienda a 3.420 millones de euros.

La publicación de las conclusiones del Abogado General del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre el Índice IRPH tendrá lugar el próximo 10 de septiembre.

Su carácter no es vinculante y para conocer el fallo definitivo habrá que esperar a la sentencia que llegará meses después, aunque es habitual que se pronuncien en la misma dirección.