Elke König, presidenta de la Junta Única de Resolución.

Elke König, presidenta de la Junta Única de Resolución.

Empresas

La banca española aporta 708 millones al fondo de la UE para liquidar entidades

El Fondo Único de Resolución alcanza ya un tamaño de 33.000 millones de euros, la mitad del objetivo final.

Bruselas

Noticias relacionadas

El Fondo Único de Resolución de la Unión Europea (FUR) -la hucha que se creó en 2014 con el propósito de garantizar que en el futuro sean los bancos y no los contribuyentes los que paguen la factura de nuevas crisis financieras- ha recibido este miércoles una inyección de capital de 7.819 millones de euros de un total de 3.186 entidades de la eurozona correspondiente al año 2019.

Esta aportación eleva el tamaño del FUR a casi 33.000 millones, aproximadamente la mitad del objetivo final fijado por el Ecofin. Una vez que esté llena, la hucha debe tener una dotación equivalente al 1% de los depósitos cubiertos de la unión bancaria, es decir, alrededor de 60.000 millones de euros. El fondo, totalmente prefinanciado por la banca, se está construyendo progresivamente en un periodo de ocho años (2016-2023).

La banca española es la cuarta que más dinero aporta de la eurozona: un total de 708 millones de euros en 2019, un 3,8% menos que el año anterior. Las primeras posiciones las ocupan las entidades francesas (que han pagado este año 2.419 millones), alemanas (1.998 millones) e italianas (847 millones). Desde 2016, las entidades españolas han contribuido ya con 2.846 millones al bote común. Se calcula que en total tendrá que pagar alrededor de 8.000 millones. 

El FUR está gestionado por la Junta Única de Resolución, el órgano dirigido por la alemana Elke König que decidió la liquidación del Banco Popular en junio de 2017. Pagado por las propias entidades, su objetivo es financiar la reestructuración y liquidación de bancos en crisis reduciendo así los costes para las arcas públicas. En el caso del Popular no se utilizó porque la resolución y venta al Santander se hizo sin necesidad de ayuda.

La contribución de cada entidad al fondo se calcula proporcionalmente a su tamaño, entendido como el volumen de sus pasivos excluyendo los fondos propios y los depósitos cubiertos. Las aportaciones se ajustan además según el perfil de riesgo de cada institución. Los 20 principales grupos bancarios de la UE han pagado el 67% de las contribuciones de 2019.