El Banco de España, en una imagen de archivo.

El Banco de España, en una imagen de archivo.

Empresas BANCA

El Banco de España avisa a los bancos: “Sean discretos con los dividendos”

Insiste en la importancia de seguir aumentando la generación de capital para crear un colchón que permita afrontar futuras crisis de manera holgada.

Noticias relacionadas

Toque de atención del Banco de España a los bancos españoles. Ha sido la subgobernadora, Margarita Delgado, quien ha pedido a las entidades financieras que sean “discretas con los dividendos” para lograr que la “solvencia” pueda seguir incrementándose. 

No sólo eso, les ha insistido en la importancia que tiene seguir aumentando la generación de capital para crear un colchón que permita afrontar futuras crisis de manera holgada.

Es cierto que entre 2007 y 2018 las entidades han pasado del 7,5% hasta el 13,5%, pero todavía están alejadas de la media europea que es del 14%, por lo que desde el regulador les instan de forma constante a seguir la estela europea.

Palabras de Delgado durante la celebración del décimo aniversario de la creación del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, Frob, en donde ha explicado que el sector financiero está inmerso en un proceso de “reconversión industrial” tras haber alcanzado durante los años del ‘boom’ “una capacidad desmesurada y sin sentido”. 

Desde 2009 hasta el 2019 las entidades financieras han reducido en un 40% sus oficinas (-20.000), ha despedido o prejubilado a 90.000 personas y el número de entidades ha pasado de 50 a 7 en todo este tiempo. Todo ello acompañado de un proceso de desapalancamiento que ha reducido el negocio “de forma brutal”. 

En estas jornadas también han estado presentes el vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos y el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, quienes han coincidido en la importancia de avanzar en la creación de un Fondo Único de Resolución que permita actuar en tiempos de crisis.

El que fuera vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, ha puesto una pega a todo el trabajo de reestructuración y supervisión que se hizo en torno a la banca española: el Banco Popular. “Se nos escapó porque pudo hacer que su balance y su situación económica y financiera parecieran mejor de lo que era”, algo que podría haberse evitado si hubiera existido un supervisor único, ha insistido.