La policía francesa está registrando la sede corporativa de Renault en Boulogne-Billancourt (Francia) en relación con el caso Carlos Ghosn, detenido en Japón en noviembre del año pasado después de que Nissan llevara a cabo una investigación interna en la que se detectó que este había reportado supuestamente remuneraciones menores de las que recibió realmente durante varios años.

Noticias relacionadas

Según el semanario francés 'L'Express', casi una veintena de policías de la Oficina Central de la lucha contra la corrupción y delitos financieros y fiscales (Oclciff, por sus siglas en francés) y miembros de la Fiscalía de Nanterre (Francia) se han personado este miércoles en la sede de la marca del rombo.

Por su parte, Renault ha confirmado el registro y ha asegurado que está cooperando "plenamente" con las autoridades", según declaraciones recogidas por 'Reuters'.

La Fiscalía de Nanterre abrió a finales de junio una doble investigación al expresidente de Renault y Nissan por motivos financieros y el directivo será sometido al Examen de Situación Fiscal Personal (ESFP) por parte del Ministerio de Hacienda.

Las investigaciones se basan en posibles transferencias de fondos por parte de Nissan a uno de sus distribuidores en Omán de las que se podría haber beneficiado Ghosn y en determinar quién sufragó los gastos de la boda del directivo, celebrada el 8 de octubre de 2016 en el Palacio de Versalles (Francia).

La Dirección Nacional de Verificaciones de Situación Fiscal (DNVSF) es el organismo encargado de la doble investigación, que durará casi un año y que resultará en un examen detallado de todos los ingresos percibidos por Ghosn durante varios años. La DNVSF se ocupa de los 6.000 contribuyentes más ricos de Francia y de los casos "sensibles".

Desde 2012, el expresidente de la alianza franconipona ha declarado sus ingresos en Holanda y no en Francia. La sociedad que rige a Renaul-Nissan está domiciliada en Ámsterdam, pero para poder tributar en Holanda, Ghosn debe pasar al menos 183 días en el país, algo de lo que tiene dudas el fisco francés, según 'Libération'.

Las autoridades tributarias de Francia también consultarán una auditoría realizada por la firma especializada en este campo Mazars, presentada al consejo de administración de Renault el 4 de junio, en la que se detectó que Ghosn pudo haberse beneficiado para fines personales de 11 millones de euros.

Ghosn fue detenido en Japón en noviembre del año pasado después de que Nissan llevara a cabo una investigación interna en la que se detectó que este había reportado remuneraciones menores de las que recibió realmente durante varios años, así como que utilizó de forma indebida recursos de la empresa.

Más adelante se han ido añadiendo otras acusaciones a Ghosn en el país nipón, entre las que destacan la transferencia de pérdidas de una de sus compañías a las cuentas de Nissan o el haberse puesto retribuciones que no habían sido ratificadas por los canales correspondientes.