Una oficina de Correos en una imagen de archivo.

Una oficina de Correos en una imagen de archivo.

Empresas

La Airef pide privatizar oficinas de Correos y restringir los días de reparto de cartas

El Servicio Postal Universal es deficitario y buena parte de las oficinas de Correos no están en rentabilidad. 

Noticias relacionadas

Correos es deficitaria y necesita un cambio en su modelo de negocio para dejar de perder dinero. Es la conclusión a la que llega la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) quien considera que el Servicio Postal Universal está infrapagado. 

Para revertir la situación, el organismo reclama al gobierno que apruebe un nuevo modelo de financiación del SPU, que permita retribuir el servicio que presta Correos. Pero no sólo eso, considera que es esencial que la empresa deje a un lado el reparto de cartas y empiece a centrarse en la paquetería, que es el negocio del futuro gracias al reparto de última milla.

Lograr esa transición requerirá la "evaluación de la formación a personal de la red de reparto ordinaria en las habilidades necesarias para poder prestar los servicios de las redes de reparto urgente; también la búsqueda de flexibilidad que favorezca la movilidad de personal de una red a otra absorbiendo de forma natural la caída del mercado tradicional".

Reducir el reparto

“Correos tiene una posición de indefinición estratégica en ingresos y en costes ya que, aunque está cerca del promedio, sus ingresos son insuficientes respecto a mercados con menor tasa de sustitución digital y mayor “tradición” postal y sus costes son superiores a los de los operadores que han apostado por una estrategia de reducción de costes”, asegura el organismo. 

Tal y como adelantó EL ESPAÑOL, la Airef es partidaria de reducir el número de días en los que se hace el reparto de correos. Pone como ejemplo el caso de Italia. Allí se reparte en días alternos en las zonas con menor densidad, lo que supone el 25% de la población del país. 

Las oficinas son otro punto de análisis de la Airef en su último Spending Review. El objetivo es reducir el número de puntos de venta y recogida, siguiendo el ejemplo de Francia. Allí la mitad de la red, que cubre las zonas de menor densidad, está en manos externas. Incluso, en los pueblos, se instalan puntos de correos en comercios previo acuerdo con el Ayuntamiento. 

Basta un dato: de 3.500 centros, sólo 260 están en beneficios. Es decir, que sólo siete de cada cien presenta un resultado positivo. 

Nuevos productos

Desde la Airef piden también Incluir precios diferenciados: implantar nuevos productos, como la carta prioritaria, y diferenciar las condiciones de servicio de la carta normal y la carta urgente o prioritaria.

Según el análisis hecho sobre Correos, se ha detectado que hay un excesivo descuento para los grandes clientes. De ahí que reclame una "revisión de la política de ingresos y descuentos" de esta clientela, de modo que "permita concretar el escalado de descuentos por volumen".