Las voces que avisan de posible especulación con las renovables vuelven a sonar; por eso, quienes llevan años sufriendo con ellas piden que se impida la creación de una nueva burbuja. No en vano, las solicitudes para conectar a la red nuevas instalaciones renovables ya triplica más que de sobra toda la potencia renovable prevista por el Gobierno para 2030.

Noticias relacionadas

Representando a cerca de 5.000 asociados, todos ellos productores de energía fotovoltaica, desde la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier) piden que se legisle para evitarlo. "Es imprescindible que se ponga coto a la especulación", explica el presidente de la asociación, Miguel Ángel Martínez-Aroca, a este periódico.

¿Cómo? "La regulación tiene que exigir hitos muy concretos y aquel promotor que no los cumpla tiene que ser expulsado del sistema y ejecutados los avales, para evitar que aficionados especuladores se acerquen al sistema para vender carpetas con cuatro documentos a precio de oro", insiste Martínez-Aroca, que recalca que tras el 80% de las peticiones no hay proyecto detrás.

"Pedimos seguridad jurídica y seriedad en el sistema, aprendiendo de todo lo ocurrido en el pasado", apunta. Una legislación que, hasta que no se forme Gobierno, no echará a andar.

La "labor y esfuerzo" de 60.000 familias

Martínez-Aroca se expresaba así después de la celebración de la décima asamblea general ordinaria de socios de Anpier, que tuvo lugar este sábado en Madrid. En ella, la asociación presentó su Anuario Fotovoltaico 2019, haciendo hincapié en la importancia de esta energía en la transición energética.

Eso sí, recalcando "la labor y el esfuerzo" de las 60.000 familias españolas que hace una década decidieron invertir en este sector, con todo lo que vino después. "No habrá transición justa si no se reconoce su papel", dice Martínez-Aroca.

En el citado informe, el comisario europeo de Energía y Acción por el Cambio Climático, Miguel Arias Cañete, insiste en que la energía fotovoltaica desempeña un "papel central" en esta transición. "Solo en 2017 se añadió más capacidad de generación fotovoltaica que el total de nueva capacidad añadida de carbón, gas y nuclear combinados", explica.

Por eso, desde el sector mantienen la esperanza de que en los próximos años mejore la situación de quienes ya invirtieron en el sector: "No se puede dejar a los pioneros en el camino", dice Martínez-Aroca, que, además, hace una petición al Ejecutivo: "Tiene que haber una reserva para que haya también nuevos parques solares en manos de de familias españolas, no solo en las manos de cinco grandes eléctricas".

Para 2030, el Ejecutivo prevé una potencia total instalada en el sector eléctrico de 157 GW, de los que 50 GW serán energía eólica, 37 GW solar fotovoltaica, 27 GW ciclos combinados de gas, 16 GW hidráulica, 8 GW bombeo, 7 GW solar termoeléctrica y 3 GW nuclear.