Fotomontaje de Isidoro Álvarez y Marta Álvarez.

Fotomontaje de Isidoro Álvarez y Marta Álvarez.

Empresas

Marta Álvarez: la horma de Isidoro con la que El Corte Inglés apuntalará su futuro digital

La que  será la primera mujer presidenta de El Corte Inglés es una ejecutiva discreta cuyo liderazgo en el grupo llevará el sello de su padre adoptivo.

Dicen que Marta Álvarez Guil recuerda en muchas cosas a su padre adoptivo, Isidoro Álvarez. El presidente de El Corte Inglés -con el que su madre, María José Guil, se casó en segundas nupcias- fue el hombre que educó a la que pronto será presidenta de la cadena de grandes almacenes y a su hermana, Cristina Álvarez. Hasta el punto de dar su apellido a las niñas, cuyo padre biológico falleció cuando eran muy pequeñas. 

"Su consistencia personal, el equilibrio, el don natural de liderazgo y la envergadura interior”, son rasgos que Marta ha heredado del carácter de don Isidoro, como es recordado en los grandes almacenes. Mientras, en "su carácter extrovertido o su capacidad de comunicación y simpatía” lleva el trazo de su madre. Siguiendo la estela de ambos, la futura presidenta de El Corte Inglés es una mujer muy discreta. Una ejecutiva reservada sobre la que habían trascendido pocos detalles personales y profesionales hasta que su primo, Dimas Gimeno, y su tía, María Antonia Álvarez, emprendieron una guerra contra ella y su hermana por el control de la compañía.

Isidoro Álvarez y su esposa María José en la entrega de los premios Príncipe de Asturias.

Isidoro Álvarez y su esposa María José en la entrega de los premios Príncipe de Asturias.

Sobre su vida privada se sabe que Marta Álvarez está casada con Juan Claudio Abelló, hijo del empresario Juan Abelló y Anna Gamazo. El enlace entre los hijos de dos de las mayores fortunas del país fue un gran evento recogido en las páginas de la prensa en el año 2000. A la boda acudió el Príncipe Felipe y congregó a políticos -como Ana Botella o el ministro de Exteriores de aquel tiempo, Abel Matutes- y empresarios -entre ellos, Jesús de Polanco, Fernando Fernández Tapias o Esther Koplowitz-.

El matrimonio tiene hoy dos hijos, Juan y Marta, que algún día serán los herederos del imperio de sus abuelos. Desde que falleció su padre, Marta Álvarez figura en la lista de los más ricos de España que elabora El Mundo. En su última edición, la de 2019, se sitúa en el puesto 36 con una fortuna estimada de 1.480 millones de euros. Y su suegro, Juan Abelló, presidente de Torreal, ocupa el puesto número 13 con un patrimonio neto de 2.250 millones de euros.

Licenciada en Derecho, Marta Álvarez vivió en el extranjero por deseo de su padre adoptivo. Compaginó sus estudios con el trabajo, pero su afición al arte hizo que estudiara Historia del Arte en Reino Unido. Durante cinco años trabajó en la casa de subastas Sotheby's, primero en la capital británica y más tarde en Madrid. También pasó una temporada en París, donde profundizó en el conocimiento de la Distribución Comercial.

La primera presidenta

Ya en España, Marta Álvarez se incorporó a la cadena de grandes almacenes. Empezó desde abajo, como exigía el fallecido expresidente. Y también hizo una parada en su carrera profesional por la maternidad. Isidoro Álvarez quiso que sus hijas cuidaran de sus nietos en sus edades más tempranas. Pero retomada su carrera y pasados más de 15 años desde el nacimiento de su hija, Marta Álvarez será la primera mujer que presidirá la cadena de grandes almacenes, un hito histórico tanto para el grupo, como para las empresas familiares españolas.

Los otros detalles que han trascendido sobre su ámbito más privado han sido los aireados por su primo, Dimas Gimeno, y su tía, María Antonia Álvarez. Precisamente esta semana, el juez ha desestimado la demanda que la madre de Gimeno interpuso contra la adopción de Marta y Cristina por su hermano Isidoro.

Las hermanas Marta y Cristina Álvarez.

Las hermanas Marta y Cristina Álvarez.

Una contienda que más allá de dañar la imagen de la cadena de grandes almacenes en un momento delicado, por su necesidad de abrirse a los mercados para completar su financiación, ha lamentado Marta Álvarez. En su entorno cuentan que las hermanas “están muy dolidas” con Gimeno. Tanto él, como sus tíos han hurgado en el pasado de su madre, llegando a cuestionar su adopción. Algo que consideran injusto, puesto que María José Guil siempre se portó muy bien con su familia política. Una familia que, además, no tendría la fortuna que posee de no ser por su padre, Isidoro Álvarez. 

Tanto es así que fue el expresidente de El Corte Inglés quien elevó a Gimeno hasta la dirección de la cadena. Al igual que colocó a Jesús Nuño de la Rosa al frente de Viajes El Corte Inglés. Con una gran diferencia: el todavía presidente del grupo de distribución mantiene una buena relación con la que será su sucesora.

El papel de Nuño de la Rosa

“Hermosilla (sede central de los grandes almacenes) puede llegar a ser un pozo de tiburones y Jesús es demasiado buena persona para moverse en esos entornos”, reconocen fuentes que han vivido de cerca los hechos acontecidos en esta saga empresarial y familiar.

También tienen claro que con el paso que dará el consejo de administración el próximo julio con el nombramiento de Álvarez como presidenta, la crisis quedará zanjada. Los consejeros de la compañía consideran que Marta es la heredera natural del grupo, además de la depositaria del legado de su padre y de su forma de entender el negocio.

Su hermana, Cristina Álvarez, con quien mantiene una estrecha y buena relación, respalda su nombramiento.

Marta Álvarez conoce bien la casa. No en vano, trabajó en distintos departamentos de El Corte Inglés antes de llegar a Hermosilla. Incluida la venta al público en el centro comercial de Castellana. 

Su nombramiento como presidenta será ratificado por la Junta de Accionistas el 25 de agosto. Para quien conoció de cerca a Isidoro, ver a quien él consideró su hija sentada en su comedor de Hermosilla "es una gran satisfacción que pondrá fin a un periodo de pesadilla" que ha sido posible superar gracias al papel estabilizador que ha jugado en el último año Nuño de la Rosa.

Marta Álvarez, Nuño de la Rosa y Víctor del Pozo.

Marta Álvarez, Nuño de la Rosa y Víctor del Pozo.

El rol del ejecutivo en el camino de profesionalización de la compañía para abrirse a los mercados y consolidar las cuentas también ha sido clave en estos últimos meses. Prueba de ello, son los resultados que presentó el viernes el grupo, con un incremento del beneficio del 27%, tras registrar unas ventas de 15.783 millones de euros.

El Corte Inglés pretende poner fin así a un gran paréntesis. A un periodo de transición, apoyado en de la Rosa, que ha permitido "restablecer el estado natural de las cosas", según se comenta en el entorno del consejo. 

Lo hará sobre un trípode sostenido por la nueva presidenta y los dos consejeros delegados, Nuño de la Rosa y Víctor del Pozo.

Los retos que debe conseguir ahora no son pocos. El primero, cumplir con su promesa de elevar el rating de la compañía para rebajar los costes de su deuda. Pero, también, hacer frente a la transformación digital ya puesta en marcha por Nuño de la Rosa y plantear la internacionalización que dejó pendiente Álvarez padre. Además de limpiar la imagen de una compañía clave para la economía española que en el último año y medio ha protagonizado una encarnizada pelea familiar que la Justicia se está encargando de archivar.