El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada.

El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada. Pedro Puentes / EFE

Empresas

Las ‘telecos’ temen que la CNMC favorezca a MásMóvil en la subasta 5G y contamine la puja

Competencia es favorable a crear condiciones que garanticen que todos los operadores puedan tener espectro de la nueva tecnología.

Noticias relacionadas

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) tiene al sector de las telecomunicaciones en el punto de mira. Después de la ola de concentraciones,  la compra de Orange a Jazztel (2015) y de Vodafone a Ono (2014), el regulador ha impulsado públicamente la consolidación de nuevos actores en el mercado con MásMóvil como su caballo de batalla.

En un encuentro con periodistas la semana pasada, el presidente del regulador, José María Marín Quemada, no veía con malos ojos la irrupción de un quinto operador a nivel nacional como Euskaltel, de la mano de su nueva marca Virgin

En estas jornadas organizadas por la Apie, BBVA y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en Santander, Marín Quemada reconoció que a partir de cuatro actores en un mismo mercado, la CNMC consideraba que había un situación óptima y que un quinto player es una muy buena noticia para los consumidores.

Para nadie es un misterio que la irrupción de MásMóvil desde el año 2017 y su consolidación como cuatro operador oficial es vista con muy buenos ojos por el regulador, que ve en la compañía de Meinrad Spenger un buen ejemplo de outsider, que se convierte en un competidor serio y que logra impulsar al mercado hacia precios más bajos. 

Documento de la CNMC

Un posicionamiento criticado por el resto de operadoras, que ven el apoyo de la CNMC a MásMóvil como un elemento que distorsiona el mercado, disminuye la facturación del sector, reduce los márgenes hasta niveles peligrosos y atenta contra uno de los sectores que más invierte en infraestructuras y que paga más impuestos

En esta línea, en el sector se teme que la CNMC mueva nuevamente ficha para favorecer a MásMóvil en la subasta del 5G del primer trimestre del próximo año y que les favorezca para que se queden con un espectro razonable con el que puedan seguir compitiendo en condiciones de igualdad contra Telefónica, Orange y Vodafone.

En su informe sobre la liberalización del segundo dividendo digital publicado en mayo de 2018, el regulador fue bastante claro al respecto. En este documento, indicó que la situación de Yoigo/MásMóvil, que necesita un acceso mayorista móvil para seguir prestando sus servicios en el mercado minorista, es un aspecto a considerar en el análisis del uso de la banda 700 MHz para servicios de comunicaciones electrónicas.

“La liberación de esta banda y las condiciones en las que se produzca su licitación tendrán un gran impacto en el mercado de las comunicaciones electrónicas móviles. Ello se debe a que existe un compromiso entre las prestaciones técnicas que puede ofrecer una red, que dependen entre otros factores de la cantidad de espectro del que dispone cada operador, y el número de operadores que poseen frecuencias propias, el cual determina el nivel de competidores potenciales a nivel de infraestructuras”, indicaba el regulador.

Espectro comprado a terceros

Una opinión que no ha cambiado y que apunta a generar condiciones para que MásMóvil y operadores pequeños puedan tener espectro aunque no tengan el dinero suficiente para pujar en igualdad de condiciones. De hecho, en este mismo informe se sugiere que una mayor segmentación del espectro podría favorecer la aparición de nuevos actores. Y otras fuentes hablan de que se podrían dar mayores facilidades a los operadores pequeños para que puedan pagar el espectro.

Una situación que es vista con preocupación por el resto de operadores que consideran que se estaría interfiriendo en una subasta que debería atender a criterios meramente económicos. Estas críticas indican que MásMóvil no debería tener un trato preferente en detrimento de otras operadoras, con las que compite de igual a igual en el mercado y a las que arrebató un millón de clientes el año pasado.

No obstante, fuentes del mercado consideran que es difícil que la CNMC pueda influir efectivamente más allá de recomendar al Ministerio de Economía este tipo de “salvedades” que -por lo demás- irían en contra del sistema de pujas que tradicionalmente se ha utilizado en España.

En el caso de MásMóvil, todavía no ha adquirido espectro en ninguna subasta, sino que lo ha comprado a terceros. En el caso del 3G y el 4G dispone de las redes de Yoigo, compañía que adquirió en 2016 y tiene 80 MHz de espectro 5G tras sendas compras a Neutra y a Eurona.  

En julio del año pasado y coincidiendo con la subasta de 3,5 MHz (en la que participó, pero no compró) Eurona vendió a MásMóvil 40 MHz de este espectro por 30 millones de euros, operaciones con vigencia del espectro algo mayor a diez años. Ahora necesitan espectro de la banda de 700 MHz para garantizarse una mayor cobertura de su futura red 5G y un mayor horizonte temporal de estas frecuencias.