Juan Roig, presidente de Mercadona y Antonio Vázquez, presidente de IAG.

Juan Roig, presidente de Mercadona y Antonio Vázquez, presidente de IAG.

Empresas COMO LEONES

COMO LEONES: Juan Roig (Mercadona) y Antonio Vázquez (IAG)

Roig lleva a Mercadona hacia la modernidad

Podríamos pensar que Mercadona es un supermercado tradicional. Y posiblemente así sea, pero con una gran capacidad de adaptarse a los nuevos tiempos. Así lo ha demostrado la dirección al incorporar a dos mujeres su principal órgano administrativo. Un paso hacia la igualdad y hacia romper el techo de cristal en la compañía. Pilar Sanz y Lourdes Pastrana son las últimas incorporaciones de Roig al Comité de Dirección.

Y Mercadona no solo innova en la parte administrativa. La cadena de supermercados aterrizará en las próximas semanas en Portugal y no lo hará a ciegas, si no aplicando los resultados que mayor éxito han cosechado en el Centro de Coinnovación de Matosinhos. Se trata del laboratorio de la compañía, 1.000 metros cuadrados en los que testar lo que funciona y lo que no en Portugal.

La compañía sorprendió este año con la venta de platos para llevar en sus tiendas. Un formato que ya está triunfando en los supermercados en los que se ha empezado a vender. En definitiva, Mercadona no deja de probar cosas nuevas y de llevar a su marca al ritmo de la modernidad.

La IAG de Vazquez arriesga con los 737 MAX de Boeing en busca de un gran beneficio

Todas las operaciones que conllevan un potencial de beneficio alto, cuentan con un componente de riesgo. En IAG lo saben y han decidido hacer una operación que puede marcar el futuro próximo de varias de sus aerolíneas.

El grupo de líneas aéreas presidido por Antonio Vázquez, ha firmado una carta de intenciones con Boeing para integrar en su flota 200 aviones 737 MAX, el avión que sufrió dos accidentes mortales los pasados meses de octubre y marzo.

Los aviones serán operados por algunas de las aerolíneas del grupo como Vueling y Level, además de British Airways, en el aeropuerto Gatwick de Londres. El acuerdo tendría un valor a precio de catálogo de 24.000 millones y se espera que las aeronaves se entreguen entre 2023 y 2027

Una fecha que da un margen más que suficiente para que Boeing solucione los problemas de una aeronave que está destinada a ser uno de los aviones clave en el futuro de la aviación comercial.

Una operación con la que IAG se asegura la renovación de su flota de corto radio con un avión capaz de consumir el 30% menos de combustible que sus actuales aeronaves a unos precios súper competitivos según fuentes del mercado. Una jugada con la que IAG puede conseguir un doble ahorro que le coloque en una situación privilegiada de cara al futuro.

Ahora en portada

Blog del Suscriptor
Luis Dupuy, director general de American Express Global Business Travel

"La marca Barcelona tiene tal tirón que casi no se ha resentido por el 'procés'"

Siguiente