Logo de Meliá, en una imagen de archivo.

Logo de Meliá, en una imagen de archivo.

Empresas HOTELES

Meliá refuerza su apuesta por Cuba pese al impacto de la ley de expropiación hotelera de EEUU

El presidente de la hotelera, Gabriel Escarrer, afirma que la Ley Helms-Burton tendrá una resolución respetuosa con el derecho internacional.

Noticias relacionadas

“El 2019 no va a ser un año fácil para Meliá”. Así de contundente se mostró este martes el presidente de la hotelera, Gabriel Escarrer, durante su Junta General de Accionistas. Uno de los asuntos que más va a dificultar el desarrollo del ejercicio, y que más preocupa a analistas y accionistas, es la puesta en marcha de la Ley Helms-Burton que permitirá a los ciudadanos estadounidenses reclamar los bienes confiscados durante la Revolución cubana.

Precisamente, este fue el tema que más comentarios y preguntas suscitó entre los accionistas presentes en la junta. Un asunto al que el presidente de la empresa ha restado importancia afirmando que la normativa estadounidense tendrá una resolución respetuosa con el derecho internacional y que este destino “seguirá unido al nombre de Meliá”. 

La hotelera que dirige la familia Escarrer lleva más de 30 años operando en Cuba. A día de hoy, cuenta con 34 hoteles, a los cuales a finales de este año se sumarán otros cuatro, y posee más del 30% de la cuota de mercado del país. A excepción de los cuatro establecimientos en los que tienen una participación pequeña, todos son operados en régimen de gestión con un peso en las cuentas del negocio hotelero del 4,8% en 2018. Por eso, la hotelera no tiene intención de salir del país. 

Muestra de ello es que no ha cambiado sus planes de expansión en Cuba, que a principios de este año contemplaba la apertura de cinco hoteles hasta 2020, sumando un total de 1.889 habitaciones. 

Y tampoco tiene miedo porque, según ha manifestado Escarrer “no es la primera vez que lidiamos con el gobierno norteamericano”, aunque sí reconoce que se encuentran “en uno de los momentos que más hemos sufrido”. 

La caída del turismo, el efecto más inmediato

Sin embargo, sí se ha notado un impacto en la ocupación desde la puesta en marcha de la Ley Helms-Burton. Según ha manifestado el presidente de la hotelera, el turismo “ha bajado de forma sustancial”, principalmente el americano, que representa el 3% de los turistas en la isla. Una caída que ha impactado a la baja también en las tarifas, principalmente en las de los hoteles urbanos.

Y es que, como explicó el CEO de la empresa, Gabriel Escarrer Jaume, estas antes eran más elevadas por la alta demanda. Una caída en la que también ha tenido mucho que ver que “cada vez es más difícil la obtención de visados ya que cada vez son más restrictivos”, apuntó. 

Sin embargo, estos niveles llevan varios meses registrando un comportamiento negativo. Y es que la ocupación en la isla en el primer trimestre de este ejercicio fue del 55,9%, mientras que en el mismo periodo del año anterior estaba tres décimas por encima del 70%. 

Su misión en la isla

A Meliá y Cuba les une “un profundo vínculo”, afirmó el fundador de la compañía ante los accionistas, y a lo largo de estos 31 años de historia en el país, la dirección de la hotelera “nunca” se ha arrepentido de haber apostado por su desarrollo turístico. 

Es por eso que Escarrer tiene “muy clara” la visión de lo que Cuba podría representar para el turismo vacacional. Y es que, como afirma, se trata de “un país único, inimitable, con unos activos extraordinarios por su naturaleza y sus playas, su cultura, su patrimonio y algo tan importante para el turismo como es la seguridad y estabilidad”. 

Muestra de ello es que “nunca, en los 30 años que llevamos en Cuba, hemos dejado de apostar por su desarrollo turístico”. Para Meliá, Cuba es “el ejemplo por excelencia del turismo que hemos defendido”, que se basa en ser una fuerza para la paz, una herramienta para el pueblo y que crea bienestar social. 

Sin duda, el desarrollo de la actividad de Meliá en Cuba estará marcado por esta normativa. Como afirmó su fundador, el 2019 “no va a ser un año fácil en absoluto”. Sin embargo, la hotelera siempre ha superado las adversidades que se ha ido encontrando por el camino y ahora “está mejor preparada que nunca para enfrentarse a los riesgos”.