Dos semanas después de la puesta en marcha de la campaña #motorenault de OCU, más de 400 consumidores se han inscrito en la plataforma impulsada por la organización para informar a todos los usuarios afectados.

Noticias relacionadas

OCU recuerda que, en España, los modelos de la marca Renault afectados son los modelos Captur, Clio 4, Kadjar, Kangoo 2, Megane 3, Scenic 3 y Grand Scenic 3, los modelos Duster, Dokker y Lodgy de la marca Dacia y los modelos Juke, Qashqai 2 y Pulsar de la marca Nissan, todos ellos fabricados entre 2012 y 2016 que en su conjunto suponen alrededor de 100.000 vehículos afectados.

La asociación de consumidores francesa UFC denunció la existencia de un fallo en el sistema de admisión de estos motores que provoca un consumo excesivo de aceite (más de un litro cada 1000). Este consumo excesivo puede provocar importantes averías en los vehículos.

Renault da respuestas individuales

"Renault es consciente de este fallo, pero se niega a reconocer su existencia, que le obligaría a reparar de forma gratuita los motores de todos los vehículos afectados", explica la OCU. Hasta ahora, Renault da una respuesta individual a cada afectado, negándose a costear la reparación una vez transcurrido el periodo de garantía.

Ante el clamoroso silencio de Renault, OCU va a instar a la marca para que haga públicas las cifras de las averías sufridas por los motores afectados y cuáles han sido las medidas adoptadas para reparar los posibles perjuicios sufridos por los usuarios.

Por último OCU ha puesto a disposición de todos aquellos interesados en recibir información sobre esta cuestión una página web de la campaña #motorenault donde se compromete a proporcionar toda la información necesaria para poder reclamar en caso de sufrir algún perjuicio proponiendo a Renault una solución conjunta a todos los afectados.