Una oficina de Correos en una imagen de archivo.

Una oficina de Correos en una imagen de archivo.

Empresas

El ocaso de las oficinas de Correos: sólo siete de cada cien ganan dinero

Un informe de la AIREF asegura que el modelo económico de Correos es obsoleto y debe cambiarlo para garantizar su futuro. 

Noticias relacionadas

Las oficinas de Correos agonizan. La falta de racionalidad que existe en el modelo actual a la hora de financiar el Servicio Postal Universal (SPU) que debe atender la compañía aboca a la nula rentabilidad de sus centros de costes. Así que, de 3.500 centros, sólo 260 están en beneficios. Es decir, que sólo siete de cada cien presenta un resultado positivo

Así figura en un borrador del Informe de evaluación que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIREF) ultima sobre Correos y al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL. En él se destaca que “llama la atención que las pérdidas no se producen sólo en zonas rurales, sino que en las grandes ciudades el 85% también registran” números rojos. ¿Conclusión? Que el modelo por el que se calcula el coste que tiene para Correos atender a sus obligaciones, “concentra las pérdidas y no presenta incentivos a la eficiencia”. 

Esta situación es la que lleva a la AIREF en su documento a buscar soluciones que permitan ganar en eficiencia en Correos. Es decir, no se trata de recortar, pero sí de gastar mejor. Para ello, y como ha contado este periódico, el organismo sugiere reducir el número de buzones, los días de entrega o, incluso, recortes de personal para adecuarlo a la actividad de la compañía en este momento. 

Déficit superior a sus rivales

Cita para ello un estudio encargado por Correos en el que destaca que, con tres días de envíos semanales y el cierre de oficinas no rentables, podría ahorrar unos 248 millones de euros. 

Pero los problemas de Correos no están sólo en la manera de calcular el coste del SPU, también radica en el modelo de negocio. De hecho, según el informe, Correos presenta “un déficit operativo muy superior al del resto de sus competidores” antes de cualquier tipo de compensación recibida. 

Según la AIREF, Correos compite “un mercado con poca tradición postal con una elevada sustitución digital”. Tanto es así que España es uno de los países “donde más ha caído la demanda postal en los últimos años con un descenso de los envíos del 37% entre 2012 y 2017 frente al promedio del 18%”. 

Es cierto que en los últimos años Correos ha incrementado sus tarifas, pero “no ha tenido los efectos esperados debido al modelo de descuentos que aplica”. Por hacernos una idea, y según el documento, los pequeños clientes han experimentado un 43% de subida de tarifa, mientras que los grandes clientes sólo han percibido un alza del 22%.

El futuro si caen las cartas

Sin embargo, la política de reducción de precios “son más agresivos en los diferentes niveles de la escala de volumen de los que resultarían de un modelo basado en los costes totales”. 

De hecho, la AIREF advierte de que “si siguen bajando los volúmenes postales a un ritmo similar al actual y no hay ganancias significativas de eficiencia, Correos tenderá a un menor resultado operativo y un mayor coste público en los próximos años”. 

Todas estas conclusiones aparecen reflejadas en el borrador del Informe de evaluación sobre Correos que prepara la AIREF y sobre las que desde la organización han declinado hacer comentarios. Tan sólo han señalado que se encuentran ultimando el estudio y que se hará público en las próximas semanas.