Mark Zuckerberg, CEO de Facebook.

Mark Zuckerberg, CEO de Facebook.

Empresas OBSERVATORIO DIGITAL

Mark Zuckerberg era consciente de los fallos de privacidad de Facebook desde 2012

OBSERVATORIO DIGITAL. La investigación de EEUU sobre Cambridge Analytica pondría en duda su compromiso con la seguridad de los datos.

Noticias relacionadas

Facebook ha descubierto correos electrónicos que podrían confirmar que el fundador de la compañía, Mark Zuckerberg, ha estado en conocimiento y ha tolerado las cuestionadas prácticas de la compañía que vulneran la privacidad de sus usuarios y que, entre otras cosas, ha generado que datos de decenas de millones de usuarios de la red social hayan terminado en manos de Cambridge Analytica.

Según ha revelado una investigación de The Wall Street Journal, la red social ha sacado a la luz una serie de correos electrónicos, a raíz de la investigación que la Comisión Federal de Comercio (FTC) de Estados Unidos realiza desde hace un año por su responsabilidad en la fuga de datos de la compañía que en 2016 trabajó en la campaña de Donald Trump. En ellos, se demostraría que Zuckerberg conocía al menos desde el año 2012 las prácticas cuestionables y el almacenamiento masivo de los datos de sus usuarios. 

Esta fecha es clave, ya que la FTC está investigando si este tipo de prácticas han vulnerado el decreto de consentimiento de 2012 con el que Facebook se comprometió con la agencia a proteger mejor la privacidad del usuario. Desde el caso de Cambridge Analytica, otros fallos de seguridad han salido a la luz, encadenando una serie de cuestionamientos públicos a la privacidad de la red social. 

Estos correos ponen además en cuestión la versión de Zuckerberg que desde el estallido de estos escándalos ha manifestado estar comprometido con la privacidad de los usuarios de Facebook. Según ha indicado un portavoz de la compañía a The Wall Street Journal, "Facebook y sus ejecutivos, incluido Mark, en todo momento se esfuerzan por cumplir con todas las leyes aplicables, y en ningún momento Mark ni ningún otro empleado de Facebook violaron a sabiendas las obligaciones de la compañía en virtud de la orden de consentimiento de la FTC".

Nadie cuestionó las prácticas

Según explica el periódico estadounidense, en un intercambio de correos electrónicos de abril de 2012, Zuckerberg preguntó a los empleados sobre una aplicación que afirmaba haber construido una base de datos con información sobre decenas de millones de usuarios de Facebook. Un empleado dijo que el desarrollador tenía la capacidad de mostrar esa información de usuario a otros en su propio sitio, independientemente de la configuración de privacidad de esos usuarios en Facebook.

Zuckerberg quería saber si era posible una recopilación de datos tan extensa y si Facebook debería hacer algo para evitar que los desarrolladores muestren esos datos. Otro empleado respondió a la pregunta de Zuckerberg, diciendo que era posible y que muchos desarrolladores hacían lo mismo. La discusión continuó sin que el fundador de Facebook o cualquier otra persona sugiriera por correo electrónico que la compañía investigara cuántas otras aplicaciones estaban almacenando datos de los usuarios.

Precisamente, el escándalo de Cambridge Analytica intenta esclarecer qué responsabilidad tenía Facebook almacenando grandes cantidades de datos de usuarios sin que hubiese un aparente consentimiento. La filtración de estas ingentes cantidades de datos se producía gracias a estas aplicaciones que podían mostrar los datos en otros soportes y a otros usuarios fuera de Facebook.  

Acuerdo entre Facebook y la FTC

En ese momento, los ejecutivos de Facebook se centraban en aumentar la base de usuarios de la compañía y sumar anunciantes, y parecían ser menos diligentes en hacer cumplir sus reglas de uso de datos. La compañía ha dicho en repetidas ocasiones que por esas fechas eran demasiado lentos para reaccionar ante problemáticas de privacidad y seguridad.

El intercambio de correos electrónicos se produjo después de que se hubiera anunciado el decreto de consentimiento de la FTC pero antes de que entrara en vigor. El decreto dice que Facebook debe respetar la configuración de privacidad de un usuario y no compartir datos sin el permiso explícito de un usuario.

Si hubiera estado vigente en ese momento, el almacenamiento de dichos datos de usuario podría haber violado este acuerdo. El mensaje de Zuckerberg parecía indicar que era consciente de esta situación.