El presidente de Grupo Mutua, Ignacio Garralda, recibió anoche el Premio Ecofin al Financiero del Año 2019, un galardón que reconoce la labor y visión estratégica de Garralda al frente del grupo. 

Noticias relacionadas

Durante su intervención en el acto de entrega de premios, Garralda recordó que, en el ámbito financiero, la última crisis ha supuesto tal grado de desafección de la sociedad que ha hecho necesario que todos los que trabajan en este segmento tengan un papel más activo para reconducir la situación y tratar de acercarse, otra vez, a la sociedad de la que formamos parte. “Los ciudadanos están pidiendo que los productos y servicios que demandan sean suministrados por empresas con una reputación intachable. Esto conlleva, ineludiblemente, cuidar el prestigio y el buen hacer de sus gestores porque ya ambos caminos corren inevitablemente unidos”, afirmó.

En opinión de Garralda, el cuestionamiento general del sistema financiero tras la crisis de 2008 está provocando un acercamiento entre los inversores financieros puros, que solo toma en consideración criterios de rentabilidad, y los socialmente responsables que incorporan criterios sociales. Un acercamiento que “se está produciendo en un espacio en el que ambos se sienten cómodos: el de los criterios ambientales, sociales y de gobernanza”, comentó.

“Son criterios que están llamados a conformar un nuevo paradigma de inversión que, sin duda, hará revitalizar la reputación de todo el sistema financiero, dada la rapidez y el vigor con el que se está implantando”, señaló Garralda. “El regulador europeo está firmemente decidido a impulsar las finanzas sostenibles. De hecho, ya están incorporados estos criterios, relacionados con el desarrollo sostenible y las implicaciones que ello tiene de una mayor dedicación de recursos, en el mapa de riesgo de las entidades bancarias y aseguradoras”, añadió.

El presidente del Grupo Mutua concluyó recordando que acertar con una legislación exigente pero ponderada y con un marco de transparencia en los mercados financieros son pilares muy sólidos sobre los que debe asentarse un buen sistema financiero.

Carrera profesional

Abogado y notario en excedencia, Ignacio Garralda comenzó su carrera profesional como agente de cambio y bolsa. 

Posteriormente, en 1984, junto con Salvador García-Atance y Pedro Guerrero, fundó AB Asesores Bursátiles, la primera empresa independiente de bancos y cajas que se dedicó al análisis y a la intermediación financiera en España, y que vendieron a Morgan Stanley en 1999.

Tras ello, de nuevo junto a Salvador García-Atance, puso en marcha la Fundación Lealtad, una entidad sin ánimo de lucro cuya misión es analizar la transparencia y las buenas prácticas de las ONG para facilitar las donaciones y apoyar su desarrollo como pilar del Tercer Sector en España.

Años más tarde, en 2008, asumió la presidencia del Grupo Mutua. Desde entonces, Mutua ha pasado de ser la séptima empresa de seguros generales en España a ocupar la primera posición del ránking a cierre de 2018.