Letrero del Banco Sabadell.

Letrero del Banco Sabadell.

Empresas INVERSIONES

Sabadell, Bankinter y el ICF pierden finalmente 45 millones con el cierre de la patrimonial de los Lara

La liquidación de Inversiones Hemisferio deja una deuda final de 90 millones de euros, de la que se pagará solo la mitad.

Noticias relacionadas

La liquidación de la sociedad patrimonial de la Familia Lara, dueña del grupo Planeta ya ha cerrado todos sus flecos. La información confirmada por EL ESPAÑOL indica que Inversiones Hemisferio finalmente logró pagar 607 de los 697 millones de su deuda total a los acreedores principales: Instituto Catalán de Finanzas (ICF), Banco de Sabadell, Santander, Bankia, Caixabank y Bankinter.

En total, 90 millones euros de los cuales la mitad de esta cifra ha sido perdonada por los bancos y la otra mitad refinanciada en un pago que expira al final de este año. El pasado 20 de marzo, los Lara firmaron oficialmente la homologación judicial para el cierre de la histórica sociedad mediante la cual articulaban todas sus inversiones, incluido el grupo Planeta y Atresmedia.

El edicto del Juzgado de lo Mercantil Número 9 de Barcelona, al que tuvo acceso este periódico, indicó que este tribunal había dado el visto bueno de la refinanciación de la patrimonial, condición indispensable para cerrar los trámites de liquidación.

En este edicto se confirmó que Caixabank, Bankia y Santander cobraron íntegra la deuda que mantenía Hemisferio y se aceptaba la “novación modificativa” (cambio en las condiciones) de la deuda a refinanciar con el Instituto Catalán de Finanzas (ICF), así como la quita a Sabadell y a Bankinter, además de la refinanciación de la deuda remanente de Sabadell.

45 millones garantizados por unos terrenos

No obstante, quedaba pendiente la confirmación del montante final de esta quita -dinero que los bancos renuncian a cobrar- estimada inicialmente en 30 millones de euros. Después de finalizar los trámites de liquidación de la sociedad, esta cifra se ha elevado oficialmente a 45 millones de euros, un 50% más de lo estimado.

Un montante que está repartido entre los tres acreedores que no han cobrado la totalidad: Sabadell, Bankinter y el ICF, y que es el dinero que perderán finalmente en toda esta operación, a cambio de poder cobrar el grueso de la deuda. 

De la deuda total que no se ha pagado (90 millones) quedan otros 45 millones que los Lara se han comprometido a pagar antes de fin de año. Este dinero se ha gestionado mediante una “novación modificativa” (cambio en las condiciones) en la que la familia entrega garantías de crédito reales para garantizar este montante.

En este sentido, las fuentes consultadas indican que la garantía de Planeta son unos terrenos en las afueras de Madrid, deuda con Zed y algunos locales comerciales. Si no pagan antes de final de año, estos activos automáticamente pasan a manos de los acreedores.  

Ruinosa inversión en el Sabadell

La homologación judicial se consiguió seis meses después del comienzo de un cierre ordenado de sus operaciones, tras pagar su deuda de 697 millones generada en buena parte por la ruinosa inversión de la familia en el Banco Sabadell. La decisión del cierre de la sociedad se tomó después de que se esquivase in extremis durante 2018 la suspensión de pagos de la sociedad patrimonial.

Al cierre de 2016, Inversiones Hemisferio presentó una deuda total de 688,7 millones (295,9 a corto plazo y 392,8 a largo plazo), aunque esta cifra creció hasta los 697 millones al final de 2017. Una situación que se volvió insostenible y que obligó a la familia Lara a vender patrimonio y a recurrir a activos del grupo Planeta para poder pagar su abultada deuda con entidades bancarias.

En menos de seis meses -entre mayo y septiembre del año pasado- Hemisferio vendió la sede histórica de Planeta en la Avenida Diagonal de Barcelona -propiedad de los Lara- por 210 millones a Blackstone; entregó sus acciones del Banco Sabadell a la propia entidad bancaria por otros 200 millones de euros; y vendió la editorial francesa Editis con lo que los Lara obtuvieron un poco más de 200 millones por su participación en la compañía.

Esta deuda se generó casi exclusivamente por la ruinosa inversión de Hemisferio en el Banco Sabadell. En 2007, la familia Lara afloró el 5,1% del banco, donde llegó a ser el segundo inversor tras invertir unos 347 millones por el 3,1% de la entidad. En el sector financiero se calcula que la inversión total habría sido de unos 680 millones.