MásMóvil ha concluido la colocación de su emisión inaugural de 1.450 millones de euros en deuda senior con lo que completa la implementación de su nueva y simplificada estructura de capital que "ofrece flexibilidad adicional para acompañar su continuo crecimiento". Esta colocación tiene un vencimiento de siete años y su precio ha sido fijado este viernes en E+325 p.b. / 99.5 puntos básicos, un valor inferior al previsto inicialmente.

Noticias relacionadas

Según la operadora, la colocación ha generado demanda significativa por parte de inversores institucionales. Del mismo modo, la compañía ha conseguido 280 millones de euros de líneas de liquidez a través de una línea de Capex de 150 millones, una línea de liquidez general de 100 millones y otras facilidades crediticias por 30 millones de euros.

La colocación ha sido liderada por Goldman Sachs y BNP Paribas como Joint Global Coordinators y Active Bookrunners, y Société Generale, JPMorgan , Banco Santander , BBVA y Barclays como Joint Bookrunners.

MásMóvil también ha completado el proceso de calificación crediticia con Standard & Poors, Fitch y Moody’s consiguiendo calificaciones de BB- (perspectiva estable) / BB- (perspectiva estable) / B1 (perspectiva estable) respectivamente. BNP Paribas ha actuado como Rating Advisor junto con Société Générale como Co-Advisor de este proceso.

Plan de reestructuración de su deuda

En abril, la operadora anunció un ambicioso plan de reestructuración de su deuda tras la compra del convertible en manos del fondo Providence, una operación valorada en 1.773 millones: la suma de los 883 millones para pagar el convertible y los 890 millones para refinanciar la deuda.

Inicialmente, la operación se pagaría con un préstamo de 1.450 millones de euros, la puesta en marcha una suscripción de 200 millones y una ampliación de capital de 120 millones que asumiría el fondo Providence.

Con la ampliación cerrada, en mayo la operadora decidió no realizar la suscripción preferente ysustituirla por una nueva ampliación de 100 millonessumada a las plusvalías de 150 millones alcanzadas tras la venta de un millón de unidades inmobiliarias de fibra.