Logotipo de Huawei en una fábrica de la compañía en Dongguan, China.

Logotipo de Huawei en una fábrica de la compañía en Dongguan, China. Reuters

Empresas GUERRA COMERCIAL

El círculo se estrecha sobre Huawei: crece el riesgo de una masiva cancelación de pedidos

Operadoras de telecomunicaciones y grandes empresas de distribución mantienen en análisis todas las opciones.

Noticias relacionadas

Crisis de Huawei: día 5. El jueves siguieron produciéndose deserciones y algunas empresas como Toshiba confirmaron que suspenden su relación con el fabricante chino. Sin embargo, por primer vez desde el comienzo de la crisis y desde que Google cancelase su colaboración, un puñado de empresas confirmó públicamente que apoyaban y que seguirían trabajando con Huawei: Korea Telecom y LG U.

Una noticia que trae algo de alivio a una situación que se complica con el paso de los días. Y es que la larga lista de empresas que han puesto en suspenso su relación con Huawei no para de crecer. Las deserciones van desde fabricantes de procesadores como Intel, pasando por empresas de componentes como ARM, operadoras que desarrollarán 5G como Vodafone o BT, hasta telecos japonesas como NTT Docomo, Softbank y KDDI.

No obstante, y pese a que las ventas han caído esta semana entre un 20% y un 50%, según la fuente consultada y pese a que algunos comerciantes han suspendido los pedidos de nuevos teléfonos, las grandes operadoras de telecomunicaciones y corporaciones no se han plegado formalmente a las peticiones de la lista negra comercial en la que fue incluida Huawei.

Las empresas consultadas por EL ESPAÑOL indican que la cancelación de pedidos -en especial en el caso de las operadoras- de teléfonos Huawei es una posibilidad y que está sobre la mesa, pero que tras una semana de conflicto no es conveniente tomar decisiones en caliente. De hecho, este diario ha podido confirmar que algún directivo ya ha propuesto dejar de hacer pedidos, pero que la decisión se sigue posponiendo hasta que hay más claridad en el tema.

Cancelaciones solo de pedidos 5G

De hecho, todas las fuentes consultadas indican que, por el momento, Huawei está conteniendo el impacto. Efectivamente ha caído la venta y en tiendas minoristas ya no se están comprando móviles Huawei, pero las grandes compañías y las telecos mantienen la calma. A excepción de operadoras japonesas que han suspendido los pedidos de P30 Pro -el de la gama más alta de Huawei- ninguna otra compañía ha cancelado envíos ni ha dejado sin efecto grandes contratos.

Al menos, no lo han hecho de manera pública, lo que da tranquilidad a Huawei desde el punto de vista de la reputación y de la contención de la alarma pública que se desatado. En el sector se indica que este hecho -la cancelación masiva de pedidos- puede ser la gota que colme el vaso y dar el golpe definitivo a la compañía, pero también creen que es pronto para hablar de este tipo de consecuencias.

De hecho, Vodafone y BT cancelaron en Reino Unido solo los pedidos de móviles 5G, los que todavía no se están fabricando y quizás solo unos cuantos de miles. En España, Vodafone ha dicho que agotará los plazos para decidir si utilizan móviles Huawei en su despliegue 5G y no ha puesto en duda la venta de terminales de esta marca que ya estén en el mercado.

Lo mismo ha indicado Orange  "que seguirá vendiendo y dando soporte a los productos de Huawei en un futuro inmediato en los distintos mercados en los que opera". Telefónica "analiza la situación, pero sin dejar de vender los productos que ya comercializa con Huawei. Una situación similar a lo que ha pasado en todo el mundo".

En el caso de los grandes distribuidores la situación es similar. Amazon y grandes cadenas de tiendas como The Phone House guardan silencio, pero siguen vendiendo móviles Huawei y no se ha confirmado que hayan congelado los pedidos que tenían. Al menos, no todavía.

Huawei llama a la calma en España

Por su parte, el consejero delegado de Huawei en España, Toni Jin Yong, señaló el miércoles tras un desayuno organizado por Expansión, que la compañía está "trabajando duro" estos días y hablando con compañías, gobiernos y clientes para transmitirles "confianza", y están recibiendo un feedback positivo.

"Creemos que este incidente no tendrá un impacto en nuestro liderazgo, aunque sí lo está teniendo en la mente de la gente, que se pregunta cómo puede ocurrir esto en un mercado libre", donde la ciudadanía ha de tener "libertad de elección". "Nuestros negocios no se resentirán, pero esto está teniendo efectos negativos en los clientes, porque muchos no saben qué está pasando, ya que, para ser honestos, está habiendo malentendidos y mensajes engañosos", señaló.