La aerolínea irlandesa de vuelos económicos Ryanair obtuvo un beneficio neto de 1.020 millones de euros en su último ejercicio fiscal (hasta el 31 de marzo), el 29 % menos que en el periodo anterior, ha informado la empresa en un comunicado.

Noticias relacionadas

Los resultados están "en línea" con la previsiones de la aerolínea, explicó este lunes en un comunicado su consejero delegado, Michael O'Leary, quien destacó que los ingresos auxiliares, que incluyen las ventas a bordo, recargos por equipaje o tarifas de embarque con prioridad, crecieron un 19 %, hasta 2.400 millones de euros.

El directivo indicó que esa subida contribuyó al aumento del 6 % en la facturación total, hasta 7.560 millones de euros, mientras que la tarifa aérea media se situó en 37 euros, el 6 % menos que en el ejercicio anterior.

En cuanto a los costes, aumentaron debido al aumento en 200 millones de los gastos de personal (que incluyeron un aumento del 20% en el sueldo de los pilotos) y al aumento en 440 millones de los gastos de combustible. Sin embargo, los costes de aeropuerto fueron un 35% más bajos que los de su competidor más cercano. 

Impacto de Lauda

La compra total de Lauda afectó negativamente a la compañía. Según destaca en el comunicado, la aerolínea consolidó tres millones de clientes hasta marzo de 2019, pero sufrió pérdidas de inicio excepcionales por valor de 139,5 millones de euros. Esto, según explica, se ha debido a la muy tardía liberación de sus programas, a las tarifas promocionales muy bajas y los elevados costes de los contratos de arrendamiento de aviones a corto plazo. 

Sin embargo, las perspectivas para los próximos años son buenas ya que la empresa prevé aumentar su flota. Según destaca en el comunicado, ha firmado un acuerdo para incrementarla a 35 aviones para 2020, con el objetivo de transportar a más de 8 millones de personas de cara a 2021.

Sin embargo, estos aviones no serán Boeing 737 MAX porque la aerolínea ha retrasado su entrega hasta el invierno de 2019. Esto no quiere decir que no confíen en estas aeronaves. Según ha explicado, siguen teniendo "la mayor confianza" en ellas ya que cuentan con un 4% más de asientos, un 16% más de eficacia de combustible y generan un 40% menos de emisiones de ruido.

Perspectivas para el 2020

A pesar de todo ello, las perspectivas de Ryanair para el ejercicio 2020 son buenas. La aerolínea seguirá siendo cautelosa en los precios, pero el tráfico crecerá un 8% hasta los 153 millones de pasajeros.

Eso le permitirá aumentar sus ingresos por persona hasta un 4%, de forma que las ganancias del grupo aumentarían hasta los 950 millones.