Las seis compañías de construcción y servicios cotizadas (ACS, Acciona, Sacyr, FCC, Ferrovial y OHL) han comenzado 2019 pisando el acelerador. El comportamiento conjunto de todas ellas marca un primer trimestre del año muy positivo en el que han multiplicado por cuatro sus beneficios y en el que han disparado su cartera de pedidos.

Noticias relacionadas

En concreto, las ganancias combinadas de las seis empresas llegaron en los tres primeros meses del año a los 359,7 millones de euros. Un aumento que supera el 300% si se compara con los 89,4 millones de euros que cosecharon durante el mismo periodo de 2018.

En este punto destacan los 282 millones de euros de beneficios que aportó ACS al conjunto de las ganancias, lo que la convierten en la empresa del sector que más dinero ganó hasta marzo. Del mismo modo, es muy destacable el rendimiento de FCC al ser la compañía que más creció su beneficio si se compara con el conseguido durante el mismo ejercicio de 2018. 

Las buenas noticias no se circunscriben sólo al presente. Las seis grandes han conseguido engordar su cartera de perdidos futuros durante estos tres primeros meses del año. En concreto, entre todas suman más de 170.000 millones de euros en proyectos pendientes de ejecutar. Una cantidad que supone un aumento del 7% si se compara con el mismo periodo del año anterior y que, por ponerlo en contexto, representa el 14% del PIB de España, valorado en 1,2 billones de euros.

ACS marca la pauta en este apartado. La compañía presidida por Florentino Pérez aporta 75.000 millones al conjunto de la cartera, siendo Sacyr la siguiente empresa con mayor carga de trabajo futura con 42.000 millones de euros pendientes de ejecutar. En lo que tiene que ver con el incremento respecto a 2018, ACS también lidera este indicador, con un crecimiento del 13% en este periodo. 

75% de las ventas vienen de fuera de España

Los buenos resultados cosechados por el conjunto de las compañías de construcción y servicios tienen su origen en su capacidad para captar contratos fuera de nuestras fronteras. En concreto, 11.505 millones de euros de los 15.250 que ingresaron entre todas provienen del exterior. Un 75% del total de sus ventas.

En concreto, ACS fue la empresa que consiguió una mayor cifra de negocio: 9.263 millones de euros. Acciona fue la siguiente compañía que más facturó en los tres primeros meses del año, llegando a los 1.708 millones. Por su parte, Sacyr fue la compañía que más aumentó su facturación en este periodo pasando de 887 millones en 2018 a 972 millones en el arranque de este año, un 9% más.

Por último, cabe destacar que las compañías españolas han conseguido estos resultados sin aumentar su endeudamiento significativamente. La deuda de las seis grandes subió un 3% en el primer trimestre del año. Una evolución natural debido a que en el sector constructor las inversiones más cuantiosas suelen realizarse en el arranque del ejercicio.

Así las cosas, el conjunto del sector de la construcción y los servicios encara 2019 en una posición inmejorable. Un año en el que tendrán que enfrentarse a importantes retos ante un contexto económico internacional en el que la desaceleración acecha pero que, de continuar realizando el mismo trabajo que hasta ahora, promete ser uno de los más exitosos para el sector.