José María Álvarez Pallete, presidente de Telefónica.

José María Álvarez Pallete, presidente de Telefónica.

Empresas TELECOMUNICACIONES

Del mayor flujo de caja al cliente de valor añadido: cinco claves del crecimiento de Telefónica

La operadora ha aumentado su beneficio por encima de los dos dígitos hasta los 926 millones de euros.

Telefónica ha presentado este viernes sus resultados del primer trimestre del año con una mejora del 10,6% de sus beneficios hasta los 926 millones y unos ingresos de 11.979 millones, una mejora del 3,8% en términos orgánicos. Cifras que demuestran la buena marcha operativa de la compañía y que mantienen la tendencia de la gestión de su presidente José María Álvarez Pallete y su equipo, que en los últimos cursos mantiene crecimientos en todos los indicadores clave.

En el comienzo del año 2019, Telefónica ha logrado unir el crecimiento orgánico en ingresos, mejorar su flujo de caja, aumentar los beneficios a doble dígito, crecer en todas sus áreas geográficas y mejorar su planta de clientes apostando por los que generan mayor valor añadido con paquetes convergentes y servicios de televisión. Éstos son los hitos más destacados.

Crecimiento de los ingresos

En los primeros tres meses del año, los ingresos llegaron a los 11.979 millones de euros, un descenso del 1,7% interanual por el efecto de la depreciación de divisas latinoamericanas. No obstante, quitando este impacto, el crecimiento es del 3,8% interanual apoyados en la significativa mejora de los ingresos de servicio -es significativo el caso de España con un 0,8%-  y los ingresos por venta de terminales que “siguen mostrando un fuerte crecimiento”.

De hecho, según explica Telefónica, excluyendo el impacto negativo de la regulación (de 0,8 puntos en el trimestre), los ingresos acelerarían su crecimiento hasta el 4,6% interanual orgánico.

Estos datos son además relevantes porque significan un avance en el proceso de transformación de sus ingresos "enfocado a la monetización de datos y servicios digitales", alcanzando los ingresos asociados a la conectividad de banda ancha, junto a los servicios más allá de la conectividad, el 56% del total de la facturación del primer trimestre de 2019, un 3,3% de crecimiento interanual.

Sigue mejorando el flujo de caja

La segunda clave de estos resultados es el flujo de caja. En términos financieros, el flujo de caja operativo ascendió a los 2.710 millones de euros en enero y marzo de este año, lo que significa un crecimiento interanual del 14,2% (una caída del 5,3% orgánico, afectado por distinto calendario de ejecución del CapEx).

Por su parte, el flujo de caja libre llegó a los 1.408 millones entre enero y marzo 2019, un indicador que se multiplica por 2,6 veces frente a igual periodo del año anterior. Si se excluye de este indicador la amortización de los pasivos por arrendamientos, llegaría a los 1.908 millones de euros en este mismo periodo.

De esta manera, Telefónica logra una significativa mejora de la generación de caja que permite acelerar la reducción de deuda. Es así como la la deuda neta cerró en los 40.381 millones a marzo; una reducción del 5,7% interanual y recortando el pasivo por octavo trimestre consecutivo.

Incluyendo eventos posteriores al cierre de estos resultados, se reduciría adicionalmente en aproximadamente 1.700 millones la deuda, hasta los 38.700 millones de euros. Tras la adopción de la norma NIIF 16, la deuda neta financiera se queda en los 47.820 millones.

Crecimiento orgánico en todos los mercados

Telefónica ha logrado además crecer este trimestre en todos los mercados en los que opera, incluso en Latinoamérica si se descuenta el efecto de las divisas y pese a las malas perspectivas del sector en Europa.

En España, los ingresos llegaron a los 3.108 millones y una mejora del 0,3%, un 0,8% en ingresos de servicios. En Alemania, la facturación fue de 1.779 millones, un 0,7% más y, en Reino Unido, fueron de 1.691 millones, un 5,3% de crecimiento orgánico. La mejora en todos los mercados europeos de Telefónica se produce en un contexto de caída de todo el sector en el continente.   

En Latinoamérica, Brasil sigue mejorando pese al impacto de las divisas. La operadora, que opera bajo la marca Vivo, registró 2.563 millones de ingresos, un 1,7% más en términos orgánicos, mientras que Hispam Sur (que incluye Perú, Argentina, Chile y Uruguay) ingresó 1.612 millones de euros, un crecimiento orgánico del 15,2%. Por su parte, Hispam Norte (Colombia, México, Centroamérica, Venezuela y Ecuador) ingresó 971 millones, un 1,2% más de manera orgánica.

Apuesta por el cliente de valor añadido

La operadora tiene cada vez más clientes con banda ancha, fibra y televisión, creciendo muy por encima del comportamiento de otros clientes que solo tienen líneas móviles o fijas. Un cliente de alto valor añadido que gana peso dentro de la compañía. Si cada vez los clientes pagan más por tener más servicios, se pueden compensar la pérdida puntual de otros abonados manteniendo o incluso mejorando los ingresos.  En términos globales los accesos con banda ancha crecen un 0,9%, los de fibra se disparan un 18,2% y los de televisión mejoran un 2,6%.

Esta apuesta que le ha dado réditos en España se está trasladando a sus otros dos principales mercados: Alemania y Brasil. En el caso de Brasil, el ARPU de los accesos de televisión de pago se incrementa un 3,1% interanual gracias a la mayor calidad de los accesos y a los servicios de valor añadido incorporados a la oferta. En Alemania se ha lanzado el servicio O2 TV y se ha firmado un contrato con Vodafone para expandir su servicio a hogares y en Argentina también se lanzó en marzo su servicio de OTT Movistar Play.

En el caso de España, el cliente de valor añadido se consolida como la palanca de crecimiento. Los ingresos crecieron un 0,8%, mientras que los ingresos por servicios convergentes (Fusión) mejoran un 4,36% sobre igual periodo de 2018. Esto se produjo por las ganancias netas de 13.000 líneas convergentes, superando los cuatro millones de clientes de fibra y acercándose a los 4,1 millones en televisión.

Beneficio neto de doble dígito

Todas estas claves han impulsado el beneficio neto por sobre los dos dígitos. La operadora española ha registrado un beneficio de 926 millones entre enero y marzo, lo que supone mejorar en un 10,6% los registros de igual periodo del año pasado. La cifra es relevante porque no solo se superan anteriores crecimientos, sino que además porque se produce pese a los problemas del sector telco en Europa y a las incertidumbres en Latinoamérica.

Este crecimiento de más de 89 millones de euros en el beneficio se explica porque la operadora mejoró sus ingresos en todas las áreas geográficas en las que está presente, en especial en España y Brasil, sus dos principales mercados. Un trimestre además marcado por el impacto de la nueva norma contable NIIF 16 que obliga a incluir los gastos de arrendamientos operativos como deuda,

Esto afectó al Oibda -medida de la teleco para reflejar su marcha operativa- que llegó a los 4.264 millones de euros, un 10,3% de mejora en términos reportados y un 1% más si se incluye el impacto de la citada norma contable.