Sede de Euskaltel en Bilbao, en una imagen de archivo.

Sede de Euskaltel en Bilbao, en una imagen de archivo.

Empresas TELECOMUNICACIONES

Zegona incorpora a José Miguel García al consejo de Euskaltel, paso previo para nombrarle CEO

El fondo británico sigue quemando etapas para hacerse con el control de la operadora de telecomunicaciones.

Noticias relacionadas

Nueva revolución en Euskaltel. José Miguel García Fernández ha sido nombrado nuevo miembro del consejo de administración de la sociedad, en sustitución de  Robert W. Samuelson, con carácter de consejero dominical de Zegona Communications PLC, previo informe favorable emitido por la comisión de nombramientos y retribuciones.

Estamos ante el paso previo para que García, ex directivo de Jazztel, sea el próximo CEO de la operadora vasca en sustitución de Francisco Arteche, una operación que pasa porque Zegona logre el control del consejo y los acuerdos necesarios para asumir la gestión de Euskaltel. Movimientos adelantados por EL ESPAÑOL y que siguen su curso con este nombramiento. 

El pasado 9 de abril el fondo británico comunicó a la CNNV que controlaba ya el 20,945% del capital de la teleco vasca, esto es casi cuatro puntos más que su última notificación conocida semanas antes.

El fondo británico daba un golpe sobre la mesa ya que además superaba a Kutxabank, que era hasta ahora el que ostentaba el mayor porcentaje del accionariado y que se queda con un 19,8%. La entidad financiera comenzaba a reducir posiciones desde su 21% de hace un mes, por los requerimientos de Bruselas para que los bancos reduzcan por debajo de un dígito sus participaciones industriales.

A comienzos de enero Zegona consiguió ampliar capital por 114 millones de euros más dos contratos de préstamo por 33 millones con el que la empresa anunció su intención de adquirir un 12,5% de la operadora -desde el 15% que tenía en esos momentos- ypara rondar el 30% de la propiedad de la compañía y en el umbral para  lanzar una opa. Ahora, ya en el 21% solo le resta conseguir otro 8% para completar su plan de crecimiento.

El primer paso será pedir cambios

En las últimas semanas Zegona ha estado comprando participaciones pequeñas de Euskaltel a través de bancos y ha cerrado acuerdos con buena parte de los accionistas minoritarios de la compañía. Al acuerdo parasocial formal que existe con Talomon, que le asegura otro 1,34% de capital; ha sumado pactos con Artemis, con un 3,75% y Capital Research, con un 5,2%. Estos dos extremos han sido desmentidos oficialmente por Zegona.

Estos acuerdos les garantizarían un buen número de apoyos en el consejo de administración, clave para ejecutar la segunda parte de su plan: tomar el control de la gestión de la compañía y sustituir al actual presidente Alberto García-Erauzkin y al consejero delegado Francisco Arteche. 

En el caso de Alberto García-Erauzkin se le habría ofrecido un puesto honorífico, pero sin peso en la gestión, mientras que -siempre según los planes de Zegona- Arteche debería dejar su puesto a José Miguel García,el ex directivo de Jazztel que ha comenzado a formar el nuevo equipo directivo en las últimas semanas.

Movimientos para protegerse de Zegona

Una vez cerrada la sucesión, García comenzará a trabajar en el gran proyecto de Zegona: la expansión nacional de la operadora a través de la marca Virgin. En estos momentos Euskaltel ya tiene en marcha un plan de expansión, pero solo en algunas ciudades y a través de terceros como MediaMarkt. Zegona, creada por exdirectivos de Virgin, quiere ser más agresiva y desembarcar en gran parte del territorio español en un corto periodo de tiempo. 

Con todo, la clave en esta disputa estará en como Zegona logra desactivar a los ostros dos grandes inversores de la compañía y hasta ahora sostenedores del actual equipo directivo. Nos referimos a Corporación Financiera Alba, con un 11% del capital, y a Abanca, con 4,48%, sostenedores de Alberto García-Erauzkin. 

También queda en el aire conocer el éxito de las gestiones del propio García-Erauzkin, que como informó este diario, en los últimos días ha mantenido reuniones con inversores españoles que pudiesen sustituir a Kutxabank en el capital y f ormar un nuevo núcleo duro para proteger al actual equipo gestor.