Sede de Bankia en una imagen de archivo.

Sede de Bankia en una imagen de archivo.

Empresas

Pérez (BdE) afirma que el folleto de la salida a Bolsa de Bankia no recogía la imagen fiel del banco

Asegura que este ofrecía un rango de precios que presentaba una "contradicción absoluta con los estados financieros".

El exjefe de la División de Normativa Contable del Banco de España Jorge Pérez Ramírez ha asegurado que el folleto de la salida a Bolsa de Bankia no recogía la imagen fiel, ya que parecía que se estaba ante una entidad que valía "oro" y finalmente se vendió "a precio de cobre".

Así lo ha indicado Pérez Ramírez durante su declaración en calidad de testigo en el juicio que investiga la salida a Bolsa de Bankia en julio de 2011 que se celebra en la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid).

"Lo que no puede ser es que se muestre una compañía que parece oro y se venda a precio de cobre. Esto no se sostenía. Según la información financiera del folleto, se estaba regalando a la entidad", ha indicado ante la sección cuarta de la sala de lo Penal.

Tal y como ha relatado el exjefe de la División de Normativa Contable del Banco de España, el folleto ofrecía un rango de precios que presentaba una "contradicción absoluta con los estados financieros". "Fue aquí cuando empezamos a preocuparnos y preparé una nota urgente alertando", ha añadido.

"Hice la nota lo más rápido que pude. El descuento era una exageración que nos hacía cuestionar que incluso las cuentas de 2010 estuvieran bien", ha continuado explicando Pérez Ramírez, a la vez que ha señalado que se suponía que era una entidad de nueva creación "limpia de polvo y paja, que estaba fetén".

El rango de precio que se ofrecía en el folleto para el debut bursátil de Bankia era de entre 4 y 5 euros -finalmente salió a 3,75 euros--, mientras que el valor en libros era de 15 euros. "Por explicarlo de algún modo, normalmente cuando una compañía sale a Bolsa tiene un pequeño descuento para tratar que nuevos inversores tengan cierto incentivo y porque el que vende cree que ese descuento lo recuperará si la compañía es buena", ha dicho.

En este sentido, ha asegurado que se hubiera entendido que el descuento hubiera sido de entre un 10% y un 12%, que es "lo ordinario", pero no del 80%. "Esto era una bestialidad. Está claro que la imagen fiel no es la del folleto, sino el precio al que el accionista único está ofreciendo al mercado", ha denunciado el exdirectivo del Banco de España.

En su comparecencia, Pérez Ramírez ha aseverado que en este momento el deterioro de la entidad "era una evidencia, no un indicio". "He visto muchas salidas a Bolsa y el folleto no recogía lo esencial, los administradores ofrecían un precio tremendamente alejado al de los estados financieros", ha apostillado.

Consecuencias reputacionales

Además, Jorge Pérez Ramírez ha asegurado que alertó de las consecuencias reputacionales para la institución de dar 'luz verde' a la solicitud de las siete cajas constituidas en el Sistema Institucional de Protección (SIP) que posteriormente darían lugar a Bankia de cargar pérdidas contra reservas en las los resultados correspondientes al ejercicio 2010.

Por otro lado, también ha subrayado que su departamento determinó que no era posible realizar este ajuste, aunque finalmente la comisión ejecutiva del Banco de España lo aprobó aludiendo a que habían "razones supervisoras que cumplir".

"No era indiferente cargar pérdidas contra reservas. Había un riesgo reputacional porque el Banco de España tenía la obligación de proteger la solvencia, si se hacía el ajuste no se protegía. El efecto patrimonial era muy grave", ha precisado, añadiendo que alertó a la dirección del banco y a la comisión ejecutiva de la institución. "Alerté de que esta tenía unas consecuencias y aquí estoy", ha apostillado.