El equipo que lidera Bankia insiste en que el futuro Gobierno presidido por Pedro Sánchez mantenga el proceso de “privatización” de Bankia. A su juicio, es la mejor manera para devolver la mayor cantidad posible de ayudas, aunque para ello es necesario que “haya oportunidades de mercado”, según ha dicho el consejero delegado de la entidad, José Sevilla.

Noticias relacionadas

“Esperamos que haya ventanas de oportunidad de aquí a 2021”, ha dicho, ante la posibilidad de que un posible Ejecutivo formado por el PSOE y Podemos pudiera decantarse por convertir Bankia en una entidad pública, tal y como recoge el programa de la formación que lidera Pablo Iglesias. 

Sevilla recuerda que “nuestro mandato es gestionar profesional e independientemente Bankia, generando valor para todos los stakeholders”, ha sentenciado. También ha recordado que el “mandato lleva vigente con dos gobiernos distintos”, y no ha funcionado nada mal. 

Eso sí, el consejero delegado de Bankia ha pedido al futuro Gobierno que adopte medidas para que el país siga creciendo. Por eso ha insistido en que hay que “reducir el déficit y la deuda pública”, aunque teniendo en cuenta que España asiste a un proceso de ralentización “que es muy gestionable” en este momento. De hecho, asegura que el negocio de consumo no está adelantando un empeoramiento excesivo de la economía española.  

Fusiones del sector

Sobre la cabeza de Bankia sigue planeando la posibilidad de que se acabe fusionando con el Sabadell, algo que desde la entidad descartan con absoluta rotundidad. “Tenemos un plan que cubre los dos próximos años y que parte del escenario de que queremos mejorar la rentabilidad en solitario”, ha sentenciado Sevilla. 

Lo que sí advierto el consejero delegado de Bankia es que, en este momento, su modelo de negocio se ve “penalizado” por la evolución de los tipos de interés. Tanto es así que se pregunta si, en este momento, tiene sentido que sigan estando en negativo. Lo que sí ha recordado es que una mejora leve en los tipos puede suponer una mejora de 200 puntos básicos para la entidad. 

Resultados del primer trimestre

Bankia obtuvo un beneficio de 205 millones de euros en el primer trimestre, lo que supone una caída del 10% respecto al primer trimestre del año. Unas cifras que vienen motivadas por el impacto que tuvo el cambio contable para adaptarse a la nueva normativa contable IFRS16, así como a una caída del volumen de ingresos por operaciones financieras del 73%.

Ahora bien, según las cuentas de la entidad, si se mira sólo el negocio bancario el resultado llegaría a los 306 millones de euros, un 0,3% más que un año antes. Esto sería fruto de la buena evolución del dinamismo comercial, la actividad crediticia y las sinergias alcanzadas tras la fusión con BMN. 

Destaca el crecimiento del crédito al consumo a niveles del 16%. Desde Bankia están convencidos de que es factible mantener ese ritmo de crecimiento. Una tipología crediticia que tiene “un riesgo acotado” dado que la entidad lo otorga entre sus propios clientes y no a través de punto de venta.