El beneficio del BBVA alcanzó los 1.164 millones de euros en el primer trimestre de 2019, lo que supone un 9,8% menos que en el mismo periodo del año pasado, un 8,1% en tipos de cambio constantes. Excluyendo de la comparativa los resultados de BBVA Chile del primer trimestre del año 2018 -desinversión realizada en julio de 2018-, el resultado fue un 7,7% inferior y un 6% de caída en euros constantes.

Noticias relacionadas

El grupo explica estos resultados porque ha realizado más saneamientos en Estados Unidos y Turquía respecto al mismo periodo del año anterior -”aunque significativamente menores que en el último trimestre, en el caso de Turquía”-, así como por las provisiones por el deterioro del entorno macro en la mayor parte de las geografías. 

El margen de intereses avanzó un 3,1% en este primer trimestre (un 6,7% en términos constantes), con respecto al mismo periodo del año anterior, hasta 4.420 millones de euros. Por su parte, las comisiones se mantuvieron prácticamente planas en términos interanuales (un 1,8% menos), aunque se incrementaron un 1,3% sin tener en cuenta la variación de los tipos de cambio. 

El margen bruto se situó en los 6.069 millones de euros, un 0,7% por encima del mismo periodo del año anterior y un 4,3% a tipos de cambio constantes. Una cifra que se logra, en buena medida, por la venta del negocio en Chile que le reportó una plusvalía de 633 millones, “pero también por el control de los gastos y la recurrencia de los ingresos”, indica el grupo en sus resultados remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Los gastos de explotación llegaron a los 2.922 millones de euros, un 1,8% menos gracias a la racionalización de costes "en todas las geografías" y un crecimiento del 1,1% en términos constantes, "un crecimiento muy por debajo de los ingresos recurrentes y de la inflación media del grupo".

La evolución de la parte alta de la cuenta de resultados, "junto con el foco constante en la reducción de costes", llevó a un crecimiento del 3,2% del margen neto (7,4% a tipos de cambio constantes) hasta 3.147 millones de euros y a una mejora del ratio de eficiencia, hasta el 48,1% (118 puntos básicos menos que en 2018), muy inferior a la media de los bancos europeos comparables (65,4%).

La tasa de mora se mantiene en el 3,9% y la tasa de cobertura mejora hasta un 74%. El coste del riesgo se sitúa en el 1,06%. El ratio de capital CET 1 fully-loaded cierra el trimestre en el 11,35%, acercándose al objetivo de situarse entre el 11,5% y el 12%, y absorbiendo todo el impacto de NIIF 16. En términos de rentabilidad, el ROE alcanza el 9,9% y el ROTE el 11,9%.

España gana 345 millones de euros

Por áreas de negocio, España ganó 345 millones de euros en el trimestre, un 14,7% menos que en el mismo periodo del año anterior. La calidad crediticia continuó mejorando por los menores niveles de dudosos, con una tasa de mora que bajó del 5,10% en diciembre al 4,95% en marzo, y una tasa de cobertura que se incrementó hasta el 58%.

Estados Unidos ganó 127 millones de euros en los tres primeros meses, un 39,8% menos que un año antes (un 34,8% menos considerando el efecto de las divisas), por los mayores saneamientos en algunas carteras y el impacto macro negativo derivado de la normativa NIIF 9.

México generó un beneficio atribuido de 627 millones de euros (un 4,7% más en euros constantes y un crecimiento del 10,6% en corrientes, gracias a la positiva evolución de los ingresos recurrentes. Por su parte, Turquía ganó 142 millones de euros, un 7,7% menos que en el mismo periodo del año anterior (un 29,2% menos a tipos de cambio corrientes), "si bien un 54,8% más que en los últimos tres meses de 2018, principalmente por la importante reducción de los saneamientos y las provisiones", ha dicho el banco.

El beneficio atribuido de América del Sur ascendió a 193 millones de euros, un 86,5% más que hace un año, excluyendo la variación de las divisas, o bien un 50,9% más. El incremento del resultado se vio sustentado tanto por la evolución positiva de los ingresos más recurrentes, como por el impacto positivo en Argentina de la venta de aproximadamente la mitad de la participación en la sociedad Prisma.

José Miguel Andrés Torrecillas, nuevo vicepresidente

El Consejo de Administración de BBVA ha nombrado este lunes a José Miguel Andrés Torrecillas vicepresidente del órgano de gobierno de la entidad, por lo que será sustituido como consejero coordinador por Juan Pi Llorens, según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Se recupera el cargo de vicepresidente tras la salida de Francisco González.

José Miguel Andrés Torrecillas es consejero de BBVA desde el 13 de marzo de 2015 y ejercía de consejero coordinador desde el 31 de marzo de 2016. Además, presidía la comisión de auditoría y cumplimiento y era miembro de la comisión de nombramientos y de la comisión de riesgos de BBVA.

Este mes, exdirectivos del BBVA pidieron el cese José Miguel Andrés Torrecillas, hasta ese momento consejero coordinador, porque consideraban que no había cumplido con su labor de recabar información sobre las investigaciones del caso Villarejo.