El tribunal de la Audiencia Nacional que juzga la salida a Bolsa de Bankia ha incorporado a la causa nuevos correos de la Inspección del Banco de España, a instancias de la acusación popular de la Confederación Intersindical de Crédito (CIC), postura secundada también por la fiscal del caso, Carmen Launa, y finalmente aceptado por el tribunal.

Noticias relacionadas

Antes de iniciarse la sesión de este lunes, en la que declara el exdirector general de Supervisión del Banco de España Jerónimo Martínez Tello, el abogado de la CIC, Andrés Herzog, ha pedido incorporar cuatro de estos correos, aludidos y leídos durante el juicio por los inspectores José Antonio Casaus y José Antonio Delgado.

Concretamente, según ha relatado Herzog, se trata de cuatro correos, enviados entre enero y abril de 2012, donde se detallan reuniones de los inspectores con la dirección de Bankia, una de ellas con el propio Rodrigo Rato, y con el auditor externo, Francisco Celma.

En esta última, se resume una reunión de Casaus con Celma en la que se advierte de la falta de documentación y la advertencia de que las pérdidas esperadas no eran realistas. Otro correo informe de una reunión con el entonces consejero delegado, Francisco Verdú, en el que se hace referencia a la inviabilidad de BFA.

Entre los cuatro mails también se incluye otro correo de abril enviado por Casaus a José Antonio Gracia, su superior, donde el inspector desaconsejaba la aprobación del plan de saneamiento para cumplir con los nuevos requerimientos de capital.