Pablo Iglesias ha situado a la banca en el ojo del huracán tras sus intervenciones en los debates electorales. En ellas ha vuelto a arremeter contra las entidades financieras porque “no pagan impuesto de sociedades”. De ahí que, de forma sistemática, insistiera en la necesidad de elevar el tipo efectivo que pagan en 10 puntos, todo ello acompañado por el impuesto a las transacciones financieras y el impuesto a la banca para lograr recuperar el dinero del rescate. 

Sin embargo, la realidad desmiente las palabras del líder de Podemos. Basta con echar un vistazo a las cuentas de las principales entidades financieras para darse cuenta de que los bancos sí pagan Impuesto de Sociedades. En concreto, y según los cálculos elaborados por EL ESPAÑOL, los bancos pagan el 31,2% de sus beneficios en Impuesto de Sociedades para el conjunto de su negocio. 

Este cálculo se elabora a través de los resultados del negocio global. Es decir, contando con los resultados de todas las filiales que tienen en el extranjero, así como de los negocios que tienen integrados en sus cuentas. Según las estimaciones, el Santander es el banco que más paga: 5.230 millones de euros, lo que supone un tipo del 35,3%. 

A nivel nacional

Le sigue el BBVA con el 27,2% y una factura de 2.062 millones. Bankinter es el tercer banco que más aporta con el 26,9%, mientras que Caixabank contribuye con el 25,3% de sus beneficios antes de impuestos. Bankia tiene un tipo del 24,2%, mientras que el Sabadell aporta el 19,9%. 

Si se analiza sólo el negocio español la situación es similar. La media es del 25,48%, lo que supone (aqui sí) que esté cinco puntos por debajo de lo que está fijado para bancos y petroleras. Son datos relativos al 2018, aunque la Agencia Tributaria estimaba en su último informe, con datos de 2016, que tributaban unos ocho puntos por debajo -debido al efecto Popular, que le hizo cerrar el ejercicio con pérdidas de 3.200 millones-. 

Nuevamente es el Santander el que más paga: un 25,2% o 586 millones de euros. Le siguen Caixabank y Bankinter con el 26,9%, mientras que BBVA y Bankia están ligeramente por encima del 24%. Sabadell se sitúa, en cambio, en el 23,7%. 

La internacionalización, el problema

Unas cifras que están por debajo del tipo general establecido para los bancos en el Impuesto de Sociedades, pero por encima del tipo mínimo que, por ejemplo, quiere imponer el Partido Socialista que fijaría el tipo mínimo en el 18%. 

Cuando se dice que la gran banca paga un tipo efectivo del 2,8%, se refieren al cálculo de beneficios que hace Hacienda en las estadísticas de Sociedades, que incluye resultados que ya han pagado impuestos en otras jurisdicciones. Por tanto, empresas muy internacionalizadas como la banca o las constructoras -con un tipo efectivo del 3,5%- aparecen como peores contribuidoras.

El otro gran fake de Iglesias en torno a la banca está en el coste del rescate financiero. Unas ayudas públicas que se integraron en su mayoría en las cajas de ahorro, aunque algunos bancos sí recibieron otras ayudas a través de esquemas de protección de activos cuando adquirieron entidades en problemas. 

El rescate

Sea como esa, lo que está claro es que el rescate a los bancos no costó a los ciudadanos 60.000 millones de euros, como dijo Iglesias en el debate en RTVE. Fueron, exactamente 64.000 millones de euros, pero no todo el dinero fue aportado por el erario público, como afirmó el lunes. En concreto, fueron 42.000 millones de euros y otros 22.000 millones. Él mismo corrigió por encima el error en el debate de Atresmedia. 

¿De donde salen ambas cantidades? Fácil. El propio Banco de España explica que el erario público, a través del FROB, puso encima de la mesa 42.000 millones de euros para los bancos. El Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) puso los otros 22.000 millones de euros. ¿Quién pone el dinero del FGD? Los propios bancos, por lo que esa cifra salió de las cuentas de las distintas entidades financieras.