La Audiencia Nacional da un paso más para aclarar cómo se produjo la salida a bolsa de Bankia. El tribunal ha decidido citar a nuevos testigos, entre los que se encuentra la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, y el expresidente de Caixabank, Isidro Fainé. 

Será el 8 de mayo cuando la responsable del FMI se siente en el banquillo del tribunal que juzga el caso. No está claro todavía si lo hará en Madrid o a través de una videoconferencia, pero tendrá que explicar cómo veía en 2012 la situación de Bankia el organismo que lidera. 

En aquel entonces el FMI hizo un informe muy crítico con la situación de la entidad y su salida a Bolsa. Ahora, y a petición del abogado Andrés Herzog, tendrá que aclarar su posicionamiento acerca del banco, máxime después de que el exministro de Economía, Luis de Guindos, dijera que los documentos del organismo internacional formaron parte de su decisión de intervenir la entidad. 

Ese mismo día 8 de mayo, según la providencia emitida por la Audiencia Nacional y a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, también tendrá que comparecer el expresidente de Caixabank, Isidro Fainé. Deberá dar explicaciones acerca de las reuniones mantenidas con el ministerio de Economía y el entonces presidente de Bankia, Rodrigo Rato, acerca del futuro inmediato de la entidad. 

No son los únicos que tendrán que comparecer en el Tribunal. También han sido citados el exgobernador del Banco de España, Luis María Linde; el subgobernador Fernando Restoy; y otros miembros que formaban parte del staff del supervisor bancario en nuestro país. Ambos tendrán que explicar el desempeño del Banco de España, pero también algunos de los puntos de duda que arrojó en su comparecencia el inspector Antonio Casaus, quien alertó en correos internos de que la salida a bolsa de Bankia no debía llevarse a cabo.

En ellos reconocía que hacían falta saneamientos adicionales para la entidad que llegaban a los 10.000 millones de euros.