Bernard Arnault (LMVH), François-Henri Pinault (Kering) y Tim Cook (Apple).

Bernard Arnault (LMVH), François-Henri Pinault (Kering) y Tim Cook (Apple).

Empresas

Carrera de aportaciones empresariales para restaurar Notre Dame: ya van 800 millones

Donaciones de toneladas de zinc desde Asturias o incluso robles de Normandía: las ayudas no dejan de llegar para recuperar la histórica catedral.

Noticias relacionadas

Han acumulado ya cerca de 800 millones de euros, pero la cifra cambia cada hora. Grandes y pequeñas empresas, históricas fortunas francesas e incluso el Banco Central Europeo (BCE) han anunciado donaciones en las últimas horas para que Notre Dame pueda olvidar cuanto antes el incendio que ha sufrido.

Un gesto altruista que, inevitablemente, se convierte en un escaparate para las compañías. No obstante, no todos han desvelado cuánta será la cantidad que destinen a la rehabilitación de la catedral, con 850 años de historia.

Es el caso, por ejemplo, del gigante Apple. Su CEO, Tim Cook, anunciaba este martes que harán una donación, sin especificar de cuánto. Tampoco lo hizo el BCE, que hizo público que realizará una "contribución financiera" a las labores de reconstrucción de la catedral. 

Donaciones que se han adelantado a la "conferencia internacional de donantes" que está dispuesta a convocar la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, para recaudar los fondos necesarios para la restauración. 

Incluso empresas españolas empieza a atender a la llamada. Es el caso de la empresa Asturiana de Laminados (Asla), con sede en Pola de Lena (Asturias), que ya ha anunciado que donará cincuenta toneladas de su producción de zinc para contribuir a la restauración de la cubierta.

El sector bancario, por su parte, también ha comenzado a movilizarse. A través de su fundación, el banco Crédit Agricole anunció una donación a través de su fundación de cinco millones de euros. BNP Paribas, por su lado, dijo que pondría a disposición de Notre Dame 20 millones de euros. Credit Mutuel y CIC, que también han dicho que harán donaciones, no han detallado las cantidades.

Por su parte, Henry Kravis, cofundador del fondo de inversión estadounidense KKR, y su esposa Marie-Josée Kravis, "apenados por el incendio", prometieron 10 millones de dólares.

Air France-KLM ha donado también, y lo ha hecho a su manera. La aerolínea francesa ha decidido proporcionar "transporte gratuito" para todas las personas involucradas oficialmente en la reconstrucción de Notre Dame. Además, ha anunciado que habilitará un fondo de donaciones voluntarias en los próximos días con el objetivo de facilitar que sus clientes puedan participar en la financiación de los trabajos.

De Yves Saint Laurent a Louis Vuitton...

Las grandes fortunas francesas fueron las primeras que, una vez anunciado el control del incendio en al catedral, anunciaron su disposición para volver a levantarla. Así, el magnate francés François-Henri Pinault y su padre, dueños del conglomerado de marcas de lujo Kering (que agrupa enseñas como Yves Saint Laurent Gucci), donarán 100 millones de euros ara la renovación de la catedral de Notre Dame. 

También el grupo empresarial Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH), propiedad de Bernard Arnault, dijo que aportaría un total de 200 millones de euros para las labores de reconstrucción del edificio. Asimismo, insistió en que pone a disposición del país todos sus recursos, creativos, arquitectónicos y financieros.

Además, la familia Bettencourt Meyers y el grupo L'Oreal anunciaron la donación de 200 millones de euros; la mitad de esta cantidad procede de la fundación constituida por esta familia.

...y decenas de empresas

También Capgemini afirmó que pondría millón de euros. La constructora Vinci, por su parte, aseguró que aportaría "parte de la financiación" y el grupo Michelin también participará a través de su fundación. La petrolera Total aseguró 100 millones de euros más, y el gigante de la publicidad JCDecaux se comprometió a poner 20 millones de euros.

Por su parte, una de las organizaciones patronales francesa, el Medef, pidió a las empresas que participen en la colecta organizada por la Fundación del Patrimonio. Asimismo, la Confederación de Pequeñas y Medianas Empresas (CPME) está por su parte "a disposición de los poderes públicos para movilizar a su red nacional de artesanos".

Otras compañías, como Groupama, anunciaron la donación de 1.300 robles de sus bosque en Normandía para reconstruir el techo de la catedral.

Una suerte de colecta espontánea con la que grandes y pequeños empresarios dejarán su firma en la reconstrucción de la joya gótica.