Borja Prado dice adiós a Endesa. El presidente de la compañía durante los últimos diez años se ha despedido en la junta de accionistas de la eléctrica, que se celebra este viernes en Madrid, insistiendo en los logros de la empresa durante estos años. "Endesa es un elemento imprescindible en el desarrollo de la política energética nacional y en la necesaria transformación del sector", ha dicho.

Noticias relacionadas

Durante su intervención, Prado ha querido dejar un recado a los candidatos políticos de las elecciones del 28-A. Así, el presidente de Endesa ha insistido en la necesidad de tomar medidas preventivas y poner en marcha "algunas reformas anti-cícliclas" para ponerse en guardia ante el cambio de tendencia y "los vientos externos menos favorables de lo que deberían".

"Me temo que volveremos a caer en el fango de la crisis en un abrir y cerrar de ojos si dejamos pasar el momento por la cercanía de las elecciones, por un indeseable retraso en la formación de gobierno o por un análisis erróneo de la gravedad de la coyuntura", ha señalado, mientras ha pedido a la clase política "el esfuerzo para que España disponga cuanto antes de un gobierno estable, con un programa enfocado a apuntalar la recuperación".

Discurso que, en varias ocasiones, se ha visto empañado por los abucheos constantes en la sala donde se celebra la junta, debido a la presencia de representantes sindicales. Este viernes han convocado una huelga de 24 horas y protestas en varios lugares, entre ellos, la propia junta. Así, ante ella se han concentrado centenares de empleados llegados desde diferentes ciudades del país.

Durante la junta, quedará aprobado el nombramiento del abogado Juan Sánchez-Calero como consejero independiente de Endesa. Después, está previsto que en el próximo consejo de administración sea nombrado presidente de la compañía. Una presidencia que, a diferencia de lo ocurrido hasta ahora, tendrá un perfil no ejecutivo. Por eso, será Bogas quien lleve las riendas de la eléctrica.

Una cuota de mercado superior al 35%

Prado ha querido dejar claro que Endesa ha tenido siempre una actitud de "colaboración y lealtad" con los diferentes gobiernos. "Hemos establecido siempre un clima de entendimiento con los regulados, incluso cuando se producían lógicas diferencias de criterio y opinión", ha reseñado.

El presidente de la eléctrica ha recordado que la compañía tiene más de 11 millones de clientes, lo que se traduce en una cuota de mercado superior al 35%. Endesa, ha insistido, llegará en 2020 a una reducción del 47% de las emisiones de CO2 con respecto a las que producía en 2003, y sumará 2.000 MW renovables entre 2018 y 2021.

En esta junta, además, quedarán aprobadas las cuentas del ejercicio 2018 de la compañía, en el que facturó 17.000 millones de euros y alcanzó un Ebitda de 3.327 millones, así como un beneficio de 1.417 millones. En el pasado ejercicio, Endesa invirtió 1.470 millones de euros, cerca de 12.000 millones de inversión desde 2010. "omos, de lejos, la empresa eléctrica que más invierte en España", ha reseñado Prado.

Además, se someterá a aprobación el mantenimiento de la política de dividendos. En concreto, repartir, con cargo a los resultados de 2018, un dividendo de 1,43 euros por acción frente a los 1,38 euros del año pasado.

Asimismo, quedarán reelegidos los consejeros Helena Revoredo, Ignacio GarraldaFrancisco de Lacerda y Alberto de Paoli, y saldrá adelante el nombramiento de KPMG como nuevo auditor legal de las cuentas anuales individuales y consolidadas de Endesa para los ejercicios 2020, 2021 y 2022.