Los dueños del grupo Planeta firmaron oficialmente el pasado 20 de marzo la homologación judicial para el cierre de la histórica Inversiones Hemisferio. El edicto del Juzgado de lo Mercantil Número 9 de Barcelona, al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, indica que este tribunal ha dado el visto bueno de la refinanciación de la patrimonial de la familia Lara, condición indispensable para cerrar los trámites de liquidación de esta sociedad.

Noticias relacionadas

El documento contiene los principales detalles del acuerdo que confirman que Banco Sabadell ha aceptado una quita en la deuda, al igual que Bankinter. Originalmente, el montante de esta quita se estimó en 30 millones de euros, aunque las fuentes consultadas por este diario indican que la cifra definitiva podría ser mucho mayor y que se conocerá oficialmente cuando finalicen los trámites de liquidación de la sociedad.

Este edicto legitima la refinanciación acordada el pasado 20 de diciembre entre Inversiones Hemisferio y sus acreedores: el Instituto Catalán de Finanzas (ICF), Banco de Sabadell, Santander, Bankia, Caixabank y Bankinter, por el 100% del pasivo financiero de la sociedad patrimonial equivalente a 357.686.414,30 euros. La deuda original era de 700 millones, pero Hemisferio pagó la mitad antes de llegar a este acuerdo de refinanciación.

El acuerdo también legitima el plan de viabilidad presentado por la compañía, que en realidad es la liquidación ordenada de la sociedad y compromete a los acreedores a no exigir obligaciones a Hemisferio en el futuro. Esto significa que ya no pueden pedir nuevas condiciones ni dinero adicional en el caso una quita.

Condiciones particulares de cada banco

Respecto a las condiciones de cada banco, esta refinanciación estableció la cancelación íntegra de la deuda de Caixabank, de Santander y de Bankia; la “novación modificativa” (cambio en las condiciones) de la deuda a refinanciar con el Instituto Catalán de Finanzas, así como la quita a Sabadell y a Bankinter que ya anunció EL ESPAÑOL hace dos meses, además de la refinanciación de la deuda remanente de Sabadell.

De esta manera, con la homologación judicial se suspenden las “ejecuciones singulares”, judiciales o extrajudiciales promovidas, o en trámite, y se establece la prohibición de las que pudieran promoverse respecto de la deuda derivada de los contratos de financiación afectados por el acuerdo marco validado el pasado 20 de marzo hasta la fecha de vencimiento final de la deuda afectada por la refinanciación.

En el caso de Sabadell y Bankinter, han aceptado una quita cifrada originalemente en unos 30 millones de euros. No obstante, las fuentes consultadas indican que esta cifra podría ser incluso superior, sujeta al cálculo final de la deuda con estas entidades antes de la liquidación definitiva de la sociedad patrimonial. Es decir, Sabadell y Bankinter han perdido dinero perdonando parte de la deuda, a cambio de cobrar oportunamente.

En septiembre, este periódico publicó que los dueños del grupo Planeta emprendían el proceso de liquidación de Hemisferio, una información confirmada un mes más tarde por el propio presidente de Planeta, José Creuheras, durante la puesta de largo de los Premios Planeta 2018. "A final de año decidiremos, pero lo más probable es que liquidemos la empresa", dijo durante la rueda de prensa de los galardones en Barcelona.

Liquidación de la sociedad patrimonial

La homologación judicial se consiguió seis meses después del comienzo de un cierre ordenado de sus operaciones, tras pagar su deuda de 700 millones generada en buena parte por la ruinosa inversión de la familia en el Banco Sabadell. La decisión del cierre de la sociedad se tomó después de que se esquivase in extremis durante 2018 la suspensión de pagos de la sociedad patrimonial.

Al cierre de 2016, Inversiones Hemisferio presentó una deuda total de 688,7 millones (295,9 a corto plazo y 392,8 a largo plazo), aunque esta cifra creció hasta los 700 millones al final de 2017. Una situación que se volvió insostenible y que obligó a la familia Lara a vender patrimonio y a recurrir a activos del grupo Planeta para poder pagar su abultada deuda con entidades bancarias.

En menos de seis meses -entre mayo y septiembre del año pasado- Hemisferio vendió la sede histórica de Planeta en la Avenida Diagonal de Barcelona -propiedad de los Lara- por 210 millones a Blackstone; entregó sus acciones del Banco Sabadell a la propia entidad bancaria por otros 200 millones de euros; y vendió la editorial francesa Editis con lo que los Lara obtuvieron un poco más de 300 millones por su participación en la compañía.

Esta deuda se generó casi exclusivamente por la ruinosa inversión de Hemisferio en el Banco Sabadell. En 2007, la familia Lara afloró el 5,1% del banco, donde llegó a ser el segundo inversor tras invertir unos 347 millones por el 3,1% de la entidad. En el sector financiero se calcula que la inversión total habría sido de unos 680 millones.