Bruselas

Las tensiones comerciales entre Bruselas y Washington vuelven a dispararse. La Unión Europea considera "exagerados" los recargos arancelarios que ha anunciado la Casa Blanca de Donald Trump contra una lista de productos comunitarios por valor de 11.000 millones de dólares, según han explicado fuentes comunitarias. Se trata de la represalia que prepara Washington por las ayudas públicas que los Estados miembros han concedido al gigante aeronáutico Airbus y que han sido declaradas ilegales por la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Noticias relacionadas

"Este caso lleva litigándose 14 años y ha llegado el momento de pasar a la acción. La administración se está preparando para responder inmediatamente cuando la OMC publique sus conclusiones sobre el valor de las medidas compensatorias de Estados Unidos", anunció este lunes el responsable de Comercio estadounidense, Robert Lighthizer.

El propio Trump ha escrito este martes un tuit incendiario en el que confirma su plan de imponer recargos arancelarios a una lista de productos de la UE por valor de 11.000 millones por el caso Airbus. "La UE se ha aprovechado de EEUU en materia comercial durante muchos años. Esto se acabará pronto!", ha asegurado el presidente norteamericano.  

En la lista de EEUU figuran dos categorías de productos. En primer lugar, nuevos helicópteros o aviones o piezas para construirlos procedentes de Francia, España, Alemania y Reino Unido, los países donde Airbus tiene fábricas. Además, las sanciones de EEUU van dirigidas contra productos agrícolas como naranjas, vino, aceite de oliva o quesos como el Roquefort, Stilton o Cheddar.

La cifra de 11.000 millones de dólares "está basada en estimaciones internas que no han sido validadas por la OMC", ha dicho este martes un portavoz de la Comisión. En Bruselas sostienen que esta cantidad está hinchada porque la UE ya ha suprimido la mayoría de las subvenciones a Airbus que fueron declaradas ilegales por la OMC.

La UE y EEEUU llevan más de una década batallando en la OMC a propósito de las subvenciones concedidas a sus respectivos fabricantes de aviones, Airbus y Boeing. El organismo basado en Ginebra también ha tumbado buena parte de las ayudas públicas de Washington a Boeing. De hecho, Bruselas prepara su propia lista de productos estadounidenses sujetos a represalias que se publicará en las próximas semanas.

"Nuestro objetivo final es alcanzar un acuerdo con la UE para acabar con todos los subsidios incompatibles con la OMC para grandes aviones", ha dicho Lighthizer. También en el Ejecutivo comunitario creen que la amenaza de sanciones cruzadas puede servir de incentivo para que Bruselas y Washington se sienten y alcancen un acuerdo definitivo sobre Boeing y Airbus.

Sin embargo, la disputa se ha calentado justo en un momento en que las relaciones comerciales transatlánticas atraviesan horas bajas. La Casa Blanca de Trump no ha suprimido los aranceles a las importaciones de acero y aluminio procedentes de la UE. Además, todavía sopesa aplicar recargos adicionales a los coches en las próximas semanas. Las negociaciones para un miniacuerdo comercial entre la UE y EEUU que rebaje la tensión se encuentran en vía muerta.