Juan Osuna.

Juan Osuna. Diariodeavisos

Empresas

Osuna, antiguo CEO de OHL, cancela dos contratos a la constructora de 422 millones de euros

EL DESASTRE DE OHL. La antigua OHL Concesiones, ahora Aleatica, rompe los acuerdos por "incumplimiento de obligaciones" de la constructora.

Lo que parecía ser un divorcio en el que todos los implicados habían quedado conformes va camino de convertirse en una nueva pesadilla para OHL. Aleatica, antigua OHL Concesiones vendida al fondo IFM, ha decidido romper dos contratos con la compañía participada por el Grupo Villar Mir.

Para terminar de emborronar más la situación, se da el caso que Aleatica está actualmente dirigida por Juan Osuna, antiguo CEO de OHL. El directivo habría sido quién, tras tener constancia de que la constructora no está cumpliendo su parte del trabajo, habría tomado la decisión de romper los acuerdos. 

Aleatica ha comunicado este lunes su decisión de rescindir los contratos de construcción de la autopista Atizapán-Atlacomulco de México y de la vía Río Magdalena de Colombia. En ambos casos, la construcción dependía de OHL. 

En el caso colombiano, según la compañía controlada por IFM  ha "evidenciado y documentado graves incumplimientos por parte de OHL". La empresa señala que OHL no habría utilizado 43 millones de euros que le adelantó de forma correcta.

Retrasos en México

Respecto a México, Aleatica señala que "ha cumplido con los pagos previstos" a OHL, pero que la constructora va con retrasos importantes, lo que habría provocado la suspensión de trabajos de construcción claves.

OHL por su parte ha negado los incumplimientos de los que se le acusan. La constructora defiende que ha realizado las tareas establecidas en los acuerdos tal y como estaba previsto.

La constructora ha comunicado que antes de la ruptura de los contratos por parte de Aleatica, ya remitió la situación para que se realizara un arbitraje sobre el conflicto. OHL iría a reclamar 130 millones de euros en este enfrentamiento y acusa a su antigua filial de concesiones de falta de pago.

El conflicto con Aleatica se suma a los problemas que OHL reconoció el año pasado que provocaron pérdidas milmillonarias y al escándalo provocado por los supuestos casos de corrupción conocidos hace unos días. Habrá que ver cómo estas situaciones afectan a los próximos resultados trimestrales de 2019 que la constructora presentará dentro de unas semanas.