Tienda de Vodafone, en una imagen de archivo.

Tienda de Vodafone, en una imagen de archivo.

Empresas TELECOMUNICACIONES

Vodafone dejará de ‘regalar’ su televisión y mete presión a las ofertas de Orange y Movistar

La operadora migra hacia un modelo de televisión de bajo coste “a demanda”, pero sin 'descuentazos' ni ofertas.

Noticias relacionadas

Vodafone ha dado un giro de 180 grados a su estrategia de televisión. Este jueves presentó su nueva oferta que incluye cinco paquetes a la carta para que cada cliente elija solo lo que quiera ver. Es un cambio radical respecto al actual posicionamiento de la compañía, y de sus competidores, que hasta ahora apostaban por vender paquetes convergentes con televisión a un precio único.

Estamos hablando de un modelo de tele de bajo coste -los paquetes van desde los cinco a los 16 euros-, a los que solo habría que sumar el coste del convergente de internet más móvil. Una estrategia en la línea de la apuesta de la operadora por competir en el segmento low cost, es decir contra compañías que han revolucionado el sector y que han obligado a las grandes como Vodafone a replantearse toda su estrategia.

Vodafone quiere competir en el bajo coste y para ello también ha adaptado su oferta de televisión. Un buen ejemplo es que, incluso si se contratan todos los paquetes del nuevo porfolio, el coste sería inferior a tener toda la televisión premium con las actuales tarifa. Del mismo modo, esta decisión de rebajar los precios de manera permanente ha llevado a la compañía a eliminar todas las ofertas sobre su paquete audiovisual.

Menos ingresos, pero más estables

Una decisión que ha sorprendido en el sector ya que la gran arma de Vodafone para evitar la fuga de portabilidades tras decidir no emitir la Champions League y El Partidazo, fue el “regalar su tele”. Durante toda la guerra del fútbol y con la presión comercial a máximo rendimiento la operadora ofreció un año gratis de todo su paquete de televisión. De hecho, durante marzo seguía ofreciendo un 30% de descuento para convergentes, incluyendo el servicio de televisión.

No obstante, según el propio Ignacio García-Legaz, director de Vodafone TV, los descuentazos y la televisión gratis se ha acabado. “Nunca podemos decir nunca, pero la voluntad es no volver a tener promociones al menos en televisión”, indicó durante la presentación de esta nueva estrategia.

Fuentes del sector indican que esta decisión se toma precisamente porque al mantener un descuento perpetuo en televisión, nunca se sabía realmente cuál era el ingreso por abonado a coste real. Con precios más bajos y conscientes de que el ARPU (ingreso por cliente) puede caer, apuestan por estabilidad y por tener menos ingresos, pero fijos. Un movimiento que también podría llevarles a aumentar sus 1,3 millones de abonados, aunque sea con clientes de menor valor.

¿Se acaban los 'descuentazos'?

Una estrategia que lleva la pelota al tejado de Orange y Movistar. Hasta ahora la guerra comercial había llevado a las tres operadoras a utilizar su televisión -y en especial con el fútbol- como un elemento dinamizador de sus altas en clientes de alto valor. Para ello, las ofertas y los descuentazos han jugado un papel fundamental, pero ahora sin Vodafone realizando grandes ofertas -aunque con paquetes de bajo coste- el campo de batalla cambia.

No debemos olvidar que Vodafone es el segundo actor del mercado televisivo de pago con 1,28 millones de abonados, por debajo de los casi cuatro millones de Movistar+ y los 716.000 suscriptores de Orange. Una correlación de fuerzas distinta a los usuarios totales de las operadoras, donde los naranjas superan a los rojos en la suma de los clientes de móviles e internet en el hogar.

Es quizás el momento propicio para que las telecos comiencen a ofrecer sus productos a su precio real y se rebaje la guerra comercial que llevan años sosteniendo, aunque también podríamos estar en un punto de inflexión en que los competidores de Vodafone pisen el acelerador para arrebatarles más clientes de televisión. La batalla está servida.