El consorcio formado por Sacyr Industrial y Ormat se ha adjudicado la construcción de una planta geotérmica en Potosí, Bolivia por 16 millones de euros. El proyecto, licitado por la eléctrica estatal boliviana Ende Corporación, comprende la ingeniería de detalle, el suministro de equipos y materiales, la construcción civil y montaje y la puesta en marcha.

La planta de Laguna Colorada se convertirá en la geotérmica situada a mayor altitud del mundo ya que estará ubicada a 4.980 metros sobre el nivel del mar. Se ejecutará durante un periodo de 24 meses.

La planta piloto Laguna Colorada tiene como finalidad evaluar las reservas geotérmicas de la zona, en el sur del país. Este proyecto de energía renovable es previo a la construcción de una planta de generación de 100 MW en el mismo campo geotérmico, que permitirá dotar de energía eléctrica a comunidades locales que actualmente carecen de ella.

La generación eléctrica con geotermia es un proyecto estratégico para Bolivia dentro de su plan para suministrar electricidad a zonas rurales desabastecidas, así como para convertirse en un país exportador neto de energía.

Proyecto piloto de ciclo binario

El proyecto consiste en una planta geotérmica piloto de ciclo binario, que aprovecha 132.000 kilogramos hora de fluido geotérmico extraído de la profundidad del terreno a 170°C para producir 5,6 MW de energía eléctrica, y devolviéndolo posteriormente al reservorio geotérmico por reinyección en un pozo a 1,5 km de distancia de la planta.

La energía eléctrica generada será evacuada al Sistema Interconectado Nacional boliviano a una tensión de 230 kV.

Sacyr Industrial ya ejecuta  en Bolivia la construcción de las dos mayores plantas cementeras de Sudamérica, (Oruro y Potosí), con un presupuesto cercano a los 435 millones de euros.

La filial de Sacyr ha desarrollado también en el país plantas de generación eléctrica con gas e infraestructuras gasistas.