José Antonio Álvarez, CEO del Santander y Ana Botín, presidenta de la entidad, durante el Investor Day.

José Antonio Álvarez, CEO del Santander y Ana Botín, presidenta de la entidad, durante el Investor Day.

Empresas BANCA

Openbank, la gran baza de Botín en la digitalización del Banco Santander

El banco online ya está en pruebas en Alemania y espera llegar a otros ocho países en los tres próximos años.

Noticias relacionadas

El Santander acelera su transformación digital. En los próximos cuatro años se van a invertir 20.000 millones de euros en todo ese proceso. ¿Objetivo? Convertirse en una plataforma abierta de servicios financieros. Un plan en el que hay un jugador clave dentro del grupo y que, poco a poco, irá ganando tamaño: Openbank. 

La entidad online que lidera Ezequiel Szafir será una de las piezas angulares de todo el proyecto. La arquitectura bajo la que opera servirá de base para relanzar el resto de plataformas digitales de la entidad. Pero no sólo por eso. Es que su desempeño en España en los últimos años, con 8.000 millones de euros en depósitos, lo ha convertido en una marca con entidad propia. 

El objetivo del Santander es que Openbank crezca internacionalmente y tenga presencia en diez países. Alemania será el primero en el que empiece a operar. Y será en cuestión de semanas ya que “se han empezado las primeras pruebas”, tal y como reconocía en el Investor Day el responsable de la entidad, Ezequiel Szafir.

Otros países Openbank

Las cosas van bastante avanzadas en Alemania ya que hasta la página web está en marcha. Esa será la primera parada. Le seguirán Holanda y Portugal este mismo año, según explican fuentes de la compañía. 

“En Europa podemos crecer más rápidamente gracias al pasaporte europeo”, reconocía a los inversores Szafir, quien recordaba que para adentrarse en países que no son del ámbito europeo “necesitamos solicitar las licencias”. Algo que, por ejemplo, se está haciendo en Argentina que es otro de los países donde quiere crecer Openbank. Allí no hay fecha de lanzamiento, pero todo hace prever que será en 2020. 

Eso sí, será un crecimiento “cauto, selectivo y que se hará paso a paso”, en palabras del propio responsable de Openbank. La intención es que, poco a poco, todas las herramientas del banco online crezcan: el roboadvisor, las herramientas de Inteligencia Artificial, el machine learning, algo que alcanzará velocidad de crucero cuanto más crezcan los clientes. 

La intención del Santander es conseguir que Openbank alcance una rentabilidad del 20% en 2021, una vez que termine el plan estratégico presentado en Londres a los inversores. El número de clientes debe crecer hasta los dos millones frente a los 1,2 millones que tiene en este momento y su porcentaje de fidelidad debe estar entre el 35% y el 40% frente al 38% actual. 

Objetivos del Santander

Se podría decir que Openbank será una plataforma de pruebas para distintos productos y negocios. Además, y como bien destacaba la presidenta del Santander, Ana Botín, permitirá probar negocios “resilientes y escalables” que se podrían implantar en otras unidades del banco. Incluso, es posible que Openbank se emplee como plataforma de terceros que quieran operar de forma conjunta con el Santander. 

Openbank será una pieza clave de un plan estratégico del Santander, que se ha fijado como objetivo lograr en tres años una rentabilidad (RoTE) del 13%-15%, una eficiencia que esté entre el 42% y el 45% y un capital CET 1 fully loaded del 12%. Esto permitirá, además, incrementar el pay out (dividendo) del Santander hasta el entorno del 40% o el 50% del beneficio anual. 

Pata fundamental para lograr esos objetivos será incrementar los ingresos. Para ello el Santander va a hacer una apuesta muy fuerte por los pagos, con los que espera lograr aumentos del 9% anual. 

Se van a poner en marcha tres iniciativas a corto plazo en esta materia: Pago FX, destinado a transferencias internacionales; Global Merchant Services, una extensión de su filial brasileña, Getnet; y una nueva plataforma de comercio global: Global Trade Services, con la que las pymes puedan hacer negocio internacional de forma más sencilla. 

Cambios de estructura

La apuesta por la digitalización pasa también por conseguir una estructura mucho más “ágil y flexible”, en palabras de Botín. Para conseguir ese objetivo se ha hecho una reordenación de la dirección del Santander. Se han creado tres grandes áreas geográficas que agrupan a los mercados clave. Una es Europa, con Gerry Byrne; a él le reportarán los country heads de España (Ramy Aboukhair), Reino Unido (Nathan Bostock); Portugal (Pedro Castro); Consumer Finance (Magda Salarich) y Polonia (Michail Gajewski). 

Sudamérica estará liderada por Sergio Rial, actual responsable de Brasil y que se mantendrá al frente de la unidad. Bajo su responsabilidad estarán Chile (Claudio Melandri); Argentina (Enrique Cristofani) y Uruguay y Región Andina (Román Blanco). La última área de creación será Norteamérica bajo el coliderato de Héctor Grissi (responsable de México) y Scott Powell (Estados Unidos). 

Rial, Powell, Grissi y Bryne reportarán directamente al consejero delegado, José Antonio Álvarez, y estarán apoyados por el Centro Corporativo. Además se reformula el comité de dirección que lidera Álvarez. Estará integrado por el propio CEO; José García Cantera, director financiero; los responsables de las tres grandes áreas de negocio; José Linares, banca mayorista; Víctor Matarranz, líder de Wealth Management; Lindsey Argalas, responsable de Santander Digital; Dirk Marzluf, que se ocupa de Tecnología y Operaciones; el responsable de Legal y Recursos Humanos, Jaime Pérez Renovales y Keiran Foad, de riesgos.