Burger King no quiere perder negocio. La compañía de comida rápida quiere acercarse a los vegetarianos, pero no mucho. Es decir, sí en el fondo, pero no en la forma. Pero, ¿cómo? Con una hamburguesa vegetariana que no parece vegetariana.

Noticias relacionadas

Lo quiere hacer con una nueva versión de su emblemática Whopper, a la que ha bautizado Impossible Whopper, y que ha creado junto con la start-up Impossible Foods. Una creación que esta hecha con vegetales y hemo, el ingrediente que la hace especial. Así, es una proteína que proviene de la soja y que logra que la hamburguesa haga algo parecido a sangrar y se dore. Aseguran, además, que el sabor es parecido.

El producto, de momento, está en fase de test. Por ahora, se ofrece en 59 locales de Misuri, pero la cadena no descarta expandir el producto al resto del país si funciona bien.

La start-up Impossible Foods se dedica a investigar modos de crear alimentos que parezcan carne pero que no la lleven. "Usar animales para hacer carne es una tecnología prehistórica y destructiva", explican en su web, en la que cuentan su filosofía: "Estamos haciendo carne usando plantas, para que nunca más tengamos que usar animales. De esa manera, podemos comer toda la carne que queramos, por el tiempo que queramos. Y salvar al mejor planeta del universo conocido".

La Impossible Whopper, según ha anunciado Burger King, tiene un 15% menos de grasa y un 90% menos de colesterol en comparación con la Whopper original. Con esto, tratan de explorar nuevos nichos de mercado para no quedarse atrás en un momento en el que lo 'veggie' lo inunda todo.